Lucía Topolansky asumió la vicepresidencia de Uruguay

La senadora, esposa del expresidente José Mujica, se convirtió ayer en la primera mujer en ocupar la vicepresidencia de ese país tras la oficialización de su nombramiento por parte del Congreso.

La senadora Lucía Topolansky, esposa del exmandatario José Mujica, se convirtió ayer en la primera mujer en ocupar la vicepresidencia de Uruguay tras la oficialización del nombramiento por parte del Congreso, que minutos antes aceptó la renuncia al cargo de Raúl Sendic, lo que termina de zanjar por vías institucionales una breve crisis de gobierno.
La Asamblea General compuesta por diputados y senadores votó por unanimidad, con 123 votos a favor y en una ceremonia que duró menos de cinco minutos, aceptar la renuncia de Sendic, presentada por escrito, y la asunción de Topolansky en su lugar. Topolansky accede a este cargo por ser la segunda senadora más votada del mayoritario y gobernante Frente Amplio (FA).
El primero en la lista era Mujica, pero haber sido presidente en el anterior periodo lo inhabilita ahora para ser el número dos del país. Después de la votación, Topolanksy juró su nuevo cargo.
El hasta acá director general de Secretaría del Ministerio del Interior uruguayo, Charles Carrera, juró como nuevo senador para ocupar la banca que deja libre Topolansky.
Antes de la sesión extraordinaria, Topolansky explicó que accedía a esta responsabilidad "en una circunstancia no deseada", y admitió que la salida del cargo de Sendic había generado "una crisis política de la que se está saliendo".
"El país es lo más importante y no tiene que tener sobresaltos", aseguró.
Exguerrillera de la organización Tupamaros, de 72 años, Topolansky tendrá pronto la oportunidad de ejercer la presidencia, ya que desde el sábado hasta el miércoles el presidente Tabaré Vázquez estará en Estados Unidos para participar de la asamblea de la Organización de Naciones Unidas.
Será la tercera vez que la legisladora ejerza la jefatura del Estado uruguayo, porque por viajes del entonces presidente Mujica a España y de su vicepresidente Danilo Astori a Corea del Sur, el 26 de noviembre de 2010, Topolansky quedó a cargo de la presidencia de Uruguay.
Pasó a la historia como la primera mujer en ejercer el alto cargo, hecho que se repitió en mayo de 2013 nuevamente por otro viaje al exterior de Mujica y de Astori.
Vázquez expresó al inicio de la semana su "congratulación y honor" por tener la oportunidad de trabajar junto con Topolansky. "Me halaga esa responsabilidad por la experiencia que tiene en la vida política, militante de primera línea, profunda conocedora de la realidad del país, del sistema político y con vastísima experiencia legislativa", dijo el mandatario, que la consideró un "refuerzo fundamental e importantísimo" para la gestión.
También Sendic, el vice saliente, elogió a su sucesora: "mujer, luchadora de siempre, al frente del Parlamento: te deseo una muy buena gestión y apoyo para la felicidad del país", escribió en su cuenta de la red Twitter.
El también dirigente del Movimiento de Participación Popular (MPP) renunció el sábado, antes de que el plenario del FA le aplicara alguna sanción, acusado de desmanejos con fondos públicos a partir de gastos con la tarjeta corporativa de la petrolera estatal Ancar, de la que fue vicepresidente y titular.
Las irregularidades, que ahora analiza la justicia, fueron reveladas por un semanario, que publicó resúmenes de cuentas con gastos de Sendic en electrónicos, joyas y ropa.
Hijo del legendario fundador de Tupamaros, del mismo nombre, Sendic se convirtió en el quinto vicepresidente uruguayo que no concluye su mandato.
Topolansky, tras su militancia en el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) inició su carrera política formal en 1995 como edil suplente en Montevideo, y fue después diputada, para asumir como senadora en 2005.
Hija del ingeniero Luis Topolansky Müller, de ascendencia polaca, y de la uruguaya María Elia Saavedra Rodríguez, Lucía tuvo una hermana melliza junto a la que ingresó en 1967 en los Tupamaros, donde conoció a Mujica.
Igual que él, pasó 13 años presa por su oposición a la dictadura cívico-militar -con fuga en el medio incluida- y con la vuelta de la democracia los dos salieron de la cárcel dispuestos a recomponer su relación tras tantos años de alejamiento forzado.
La pareja se mudó a una pequeña finca rural a las afueras de Montevideo, donde se dedicaron al cultivo de flores y hortalizas. Y en el 2005 se casaron.
La salida de Sendic y la rápida resolución permitió zanjar sin mayores alteraciones el sacudón que supuso para el gobierno una renuncia por desmanejos financieros, hecho que desde el oficialismo se resaltó en doble sentido: la natural vía institucional, por un lado, y el gesto del vice cuestionado para despejar el camino.
La oposición, en cambio, fue menos celebratoria: el senador colorado y ex candidato presidencial Pedro Bordaberry dijo que "hoy es un día de luto", y, en rechazo a palabras de Vázquez que dijo que lo de Sendic fue "noble y valiente", advirtió que "no es valiente usar la tarjeta de crédito de los uruguayos para beneficio personal ni hacer un agujero de 800 millones de dólares en la petrolera estatal".
El también senador Marcos Otheguy, del oficialista FA, señaló en cambio que la mayor sanción que pudo recibir el ex vicepresidente fue su propia renuncia. "A mí no se me ocurre otra. Me parece que es la mayor sanción que uno podría pensar como consecuencia de un fallo de un tribunal de conducta política", expresó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico