Lucía Uremovich y una pasión "inoxidable con la naranja"

Se inició en el básquet a los 14 años en el Club Domingo Savio. Allí entrenar y estudiar se convirtió en una forma de vida. Ahora trabaja para poder viajar, y entrena con el equipo de Maxi de Gimnasio Municipal 2. Desde hace una década, participan a nivel nacional con otras referentes de la capital petrolera.

por Angel Romero

a.romero@elpatagonico.net

Para algunos, su relación con el deporte tiene fecha de vencimiento. En el caso de Lucía Uremovich pasa totalmente lo contrario. Dado que la jugadora de Maxi Básquet viene de participar del Mundial de baloncesto femenino que se llevó a cabo en Finlandia, donde la empleada de Banco del Chubut fue la única representante de la Patagonia en la “albiceleste”.

La pasión “inoxidable con la naranja” de Lucía comenzó a los 14 años en el Club Savio. Por ese entonces, la patagónica hizo del estudio y el deporte una forma de vivir. Hoy su impronta es el trabajo, los entrenamientos en el Gimnasio Municipal 2, con el equipo de Maxi que tiene como entrenador a Eduardo Mansutti.

Desde hace una década, este equipo de +50, participa de los diferentes campeonatos nacionales de básquet, donde salen a lucir su juego otras experimentadas jugadoras como Sandra Varela y Teresa Vargas entre otras mujeres que viven a través del deporte. Y que entienden que “pasar los 30” no es límite para dejar de mantenerse activas.

“Este año el Nacional fue en Rosario, donde perdimos ante Buenos Aires que siempre son favoritas por 12 puntos. Y quedamos sextas sobre 17 provincias”, comenta Lucía a El Patagónico.

En + 50, las jugadoras de la capital petrolera suman entre 10 a 12 jugadoras, por ello el anhelo de Lucía es que sean más las mujeres que se acerquen al “Valentín Gonzalo” de barrio Pueyrredón.

“Hay más mujeres en Comodoro que han jugado básquet y luego dejaron. Y las invito para que se sumen. Dado que para este último Nacional, de la ciudad viajaron 3 categorías +30, +40, +50. Las más jóvenes entrenan en Federación Deportiva, nosotras en el Muni 2”, subrayó.

INTERNACIONAL

De horizontes, Lucía no conoce, y a fuerza de financiamiento propio y entrenamiento para estar al nivel, desde 2015 viene teniendo presencia con la Selección Nacional en los compromisos internacionales.

“Por ahora soy la única jugadora de la Patagonia en vivir esta experiencia, y realmente es adictiva porque no he querido abandonar hasta el momento. En el 2015 fue mi primer Mundial en Orlando (EEUU), 2016 Costa Rica, 2017 Italia, 2018 Brasil y este último compromiso en Finlandia con una experiencia inolvidable”, comentó.

De cara al futuro, el Panamericano en marzo de 2020 en Paraná (Entre Ríos) asoma como desafío inmediato.

“Para ser parte del Panamericano, la Federación exige como mínimo dos prácticas obligatorias con la Selección, que en mi caso se cumplió del 16 al 18 de agosto en Buenos Aires, con entrenamientos intensivos en doble turno. Y donde es punto de encuentro con aquellas jugadoras con las cuales somos rivales en los torneos nacionales”.

En su categoría, se anotaron más de 70 jugadoras para ser parte de la “albiceleste” en Paraná, y sólo habrá 3 selecciones de + 50 (36 jugadoras convocadas). Pero Lucía no pierde la ilusión.

“Hay que contrarrestar con el estado físico la falta de competencia que hay en la Patagonia. Pero con el equipo del Municipal 2 estamos felices de la apuesta que hacemos día a día en los entrenamientos. Y con el sexto puesto conseguido”, sentenció.

Lunes, miércoles y viernes de 21 a 22 las “+50” mantienen viva la llama, que busca sumar más mujeres que revivan la pasión por el básquet y sumen calidad de vida.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico