Luego de destrozar una góndola de vinos la joven denunció maltratos

El video del ataque de furia de Evelyn luego de que la echaran de su trabajo se hizo viral. La mujer salió a dar su versión y pide empleo. Ahora se ofrece como niñera.

Evelyn Roldán fue despedida de su trabajo, sin justificación, como empleada de un supermercado en Rafaela y reaccionó con un ataque de furia. Destrozó la góndola de vinos y el video se viralizó. Ahora brindó su versión de los hechos, aseguró que las imágenes están recortadas a “conveniencia de los dueños”, denunció malos tratos y pidió empleo como niñera.

En diálogo con Mediodía Noticias la joven de 25 años contó que el trabajo era informal y que el sueldo era bajo en relación a sus tareas. “Me pagaban 52 mil pesos al mes por 9 horas al día, de lunes a sábados”, aseguró.

“Cuando reclamábamos, la encargada nos decía ‘si no les gusta ahí tienen la puerta, váyanse’”, detalló Evelyn y agregó: “Mi familia me veía como llegaba triste del trabajo, llorando. La pase mal”.

“En ese momento me cegó el enojo, la bronca, el tragarme los maltratos, los retos, el ninguneo, y hasta ‘manotazos’ o insultos por no perder el trabajo”, expresó la joven. Y agregó que, pese a todas estas situaciones vividas, no volvería a hacer algo así. “Me arrepiento porque yo no quería que llegue a tanto, no quería que me haga tan mal”, aseguró.

Además, manifestó que el video fue cortado “a conveniencia de los dueños” porque previamente ella había intentado hablar con ellos.

Por el hecho, sus exempleadores realizaron la denuncia y estuvo detenida 30 horas. Allí se le abrió una causa por daños y amenazas. De todas maneras, la joven asumió su responsabilidad y aseguró que va a cumplir con las sanciones legales correspondientes por sus acciones.

También aprovechó para pedir trabajo ya que en la ciudad en la que vive le resulta difícil conseguir. “Yo sé lo que soy y el esfuerzo que hago en mi trabajo. Sé que voy a conseguir algo mejor”, confió Evelyn.

Por último, la chica contó que el supermercado no cumplía con las normas necesarias y recordó que hace un año un nene se electrocutó al abrir una heladera. “Está todo en mal estado, son todas cosas viejas que no arreglan. Esa vez se clausuró y al otro día se volvió a abrir”, recordó.

Embed
Evelyn Roldán fue despedida de su trabajo, sin justificación, como empleada de un supermercado en Rafaela y reaccionó con un ataque de furia. Destrozó la góndola de vinos y el video se viralizó. Ahora brindó su versión de los hechos, aseguró que las imágenes están recortadas a “conveniencia de los dueños”, denunció malos tratos y pidió empleo como niñera.En diálogo con Mediodía Noticias la joven de 25 años contó que el trabajo era informal y que el sueldo era bajo en relación a sus tareas. “Me pagaban 52 mil pesos al mes por 9 horas al día, de lunes a sábados”, aseguró.“Cuando reclamábamos, la encargada nos decía ‘si no les gusta ahí tienen la puerta, váyanse’”, detalló Evelyn y agregó: “Mi familia me veía como llegaba triste del trabajo, llorando. La pase mal”.“En ese momento me cegó el enojo, la bronca, el tragarme los maltratos, los retos, el ninguneo, y hasta ‘manotazos’ o insultos por no perder el trabajo”, expresó la joven. Y agregó que, pese a todas estas situaciones vividas, no volvería a hacer algo así. “Me arrepiento porque yo no quería que llegue a tanto, no quería que me haga tan mal”, aseguró.Además, manifestó que el video fue cortado “a conveniencia de los dueños” porque previamente ella había intentado hablar con ellos.Por el hecho, sus exempleadores realizaron la denuncia y estuvo detenida 30 horas. Allí se le abrió una causa por daños y amenazas. De todas maneras, la joven asumió su responsabilidad y aseguró que va a cumplir con las sanciones legales correspondientes por sus acciones.También aprovechó para pedir trabajo ya que en la ciudad en la que vive le resulta difícil conseguir. “Yo sé lo que soy y el esfuerzo que hago en mi trabajo. Sé que voy a conseguir algo mejor”, confió Evelyn.Por último, la chica contó que el supermercado no cumplía con las normas necesarias y recordó que hace un año un nene se electrocutó al abrir una heladera. “Está todo en mal estado, son todas cosas viejas que no arreglan. Esa vez se clausuró y al otro día se volvió a abrir”, recordó.Evelyn Roldán fue despedida de su trabajo, sin justificación, como empleada de un supermercado en Rafaela y reaccionó con un ataque de furia. Destrozó la góndola de vinos y el video se viralizó. Ahora brindó su versión de los hechos, aseguró que las imágenes están recortadas a “conveniencia de los dueños”, denunció malos tratos y pidió empleo como niñera.En diálogo con Mediodía Noticias la joven de 25 años contó que el trabajo era informal y que el sueldo era bajo en relación a sus tareas. “Me pagaban 52 mil pesos al mes por 9 horas al día, de lunes a sábados”, aseguró.“Cuando reclamábamos, la encargada nos decía ‘si no les gusta ahí tienen la puerta, váyanse’”, detalló Evelyn y agregó: “Mi familia me veía como llegaba triste del trabajo, llorando. La pase mal”.“En ese momento me cegó el enojo, la bronca, el tragarme los maltratos, los retos, el ninguneo, y hasta ‘manotazos’ o insultos por no perder el trabajo”, expresó la joven. Y agregó que, pese a todas estas situaciones vividas, no volvería a hacer algo así. “Me arrepiento porque yo no quería que llegue a tanto, no quería que me haga tan mal”, aseguró.Además, manifestó que el video fue cortado “a conveniencia de los dueños” porque previamente ella había intentado hablar con ellos.Por el hecho, sus exempleadores realizaron la denuncia y estuvo detenida 30 horas. Allí se le abrió una causa por daños y amenazas. De todas maneras, la joven asumió su responsabilidad y aseguró que va a cumplir con las sanciones legales correspondientes por sus acciones.También aprovechó para pedir trabajo ya que en la ciudad en la que vive le resulta difícil conseguir. “Yo sé lo que soy y el esfuerzo que hago en mi trabajo. Sé que voy a conseguir algo mejor”, confió Evelyn.Por último, la chica contó que el supermercado no cumplía con las normas necesarias y recordó que hace un año un nene se electrocutó al abrir una heladera. “Está todo en mal estado, son todas cosas viejas que no arreglan. Esa vez se clausuró y al otro día se volvió a abrir”, recordó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico