Luego de ser imputados, quedaron libres los sospechosos del robo a la panadería

Tras el asalto a la panificadora “La Docta”, la Justicia acusó de tentativa de robo simple a los dos jóvenes de 17 años que fueron aprehendidos, ya que sólo se les encontró el teléfono celular de la empleada y no el dinero sustraído. También recuperaron la libertad los cinco individuos, entre familiares y amigos de los adolescentes detenidos, sindicados de agredir a policías y de amenazar a la dueña del comercio.

Luego del robo a la panadería de la avenida Kennedy al 2.000, ocurrido el jueves alrededor de las 18 -cuando dos delincuentes que simularon que portaban un arma de fuego se alzaron con 1.200 pesos, un teléfono celular de una empleada y una rosca de pascuas-, ayer se efectuó el control de detención de los dos sospechosos detenidos, quienes luego de resultar imputados recuperaron la libertad.
Los sospechosos identificados con las iniciales de B.M. y C.N., ambos de 17 años, escaparon a pie y tras ser perseguidos por la policía fueron atrapados a pocos metros del comercio, ya sobre la calle Angel Velaz, en el barrio San Isidro Labrador. En la detención, la policía recuperó el teléfono de la empleada, pero no el dinero y ningún tipo de arma.
En la causa tomó intervención la funcionaria fiscal de turno, Natalia García; el abogado de la defensa pública, Ricardo Amado; y la juez penal Mariel Suárez. Al tratarse de un robo simple en grado de tentativo, la Justicia imputó ayer a los sospechosos, tras lo cual quedaron en libertad, señalaron fuentes judiciales.
Ahora, la fiscalía tendrá un plazo de 15 días para formalizar la apertura de la investigación, según establece el Código Penal.
En tanto, los cinco individuos detenidos, tres mayores de edad y dos menores, quienes habrían apedreado a los uniformados y amenazado a los propietarios de la panadería recuperaron la libertad mucho antes, el mismo jueves por la noche luego de ser imputados por el delito de atentado y resistencia a la autoridad.  

DETENIDO Y GOLPEADO
El defensor público que tomó intervención en el caso informó a la funcionaria fiscal que uno de los dos detenidos como sospechosos del asalto, habría sido golpeado en el interior de una celda de la Seccional Tercera. Por esa razón, el abogado analiza formalizar una denuncia por “apremios ilegales”.
De acuerdo a la información brindada, uno de los adolescentes habría afirmado que fue golpeado por efectivos que actuaron en el operativo. También algunos de los cinco familiares y amigos demorados luego sobre la avenida Kennedy y San Francisco de Asís habrían denunciado maltratos, entre ellos que fueron llevados tomados del cabello a los patrulleros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico