Macri hizo un último llamado al Senado para que no apruebe el anti-tarifazo

De cara a la próxima sesión en el Senado, en la que podría aprobarse el proyecto para retrotraer y congelar las tarifas, Macri apeló a un "peronismo responsable y confiable" como última carta para influir en la votación de los opositores. "No se dejen convencer por las locuras que impulsa Cristina Kirchner", dijo. También recomendó reducir el consumo en los hogares cambiando las bombitas.

A través de un mensaje grabado y prolijamente leído, el presidente Mauricio Macri volvió a defender ayer los tarifazos en los servicios públicos, responsabilizó a la sociedad por “el derroche” en el consumo de energía y hasta ofició de promotor de las bondades de precio y uso de las lamparitas led como camino hacia la baja de tarifas.

Una vez finalizada la parte publicitaria, insistió en que “no había otro camino” más que los aumentos en las boletas y reiteró que si no se tomaba una medida de ese tipo el costo de los servicios “se nos iban a venir encima como en Venezuela”.

Para rematar el mensaje, responsabilizó a la ex presidenta Cristina Kirchner de impulsar “locuras” entre los senadores que mañana podrían convertir en ley el proyecto que retrotrae el valor de las tarifas a noviembre de 2017.

La antesala del mensaje que el Presidente grabó advertía que pedirá “responsabilidad en el debate por tarifas”. Recién se refirió a ello al final de su mensaje, cuando dedicó lo que restaba de su verba a intentar convencer a “los senadores del peronismo” a “no votar” un proyecto de ley que, en su opinión, “es inconstitucional”. Son “leyes mágicas” que “suenan bien” pero que podrían dejar “un agujero fiscal” en momentos en que la economía “necesita salir del déficit fiscal”, dijo.

MEZCLO TODO

No apeló a todos los senadores peronistas, sino a aquellos que, en su criterio, son parte del “peronismo responsable y confiable”. A estos les dedicó un insólito pedido: “No se dejen convencer por las locuras que impulsa Cristina Kirchner”. A la ex mandataria le atribuyó la autoría del proyecto que le pone un freno a las tarifas de los servicios públicos y que tuvo un amplio apoyo de la oposición en un arco que fue desde el massismo como de los partidos de izquierda, críticos y reacios a cualquier alianza con CFK.

El tramo más enfático del Macri sonriente fue aquel en el que hizo una colorida promoción de lo buenas que son las lámparas con tecnología led. Si se las reemplazan por las comunes “pueden ahorrar más de 350 pesos al mes”, destacó.

Aparte, prosiguió, “están cada vez más baratas” y el ministro de Producción Francisco “Cabrera está trabajando para que bajen más el precio”, dijo en referencia al funcionario sentado a su lado, quien se limitó a seguir la lectura del mensaje en el teleprompter y asentir con la cabeza cada afirmación guionada.

Macri llegó esa conclusión luego de una larga explicación de por qué los usuarios eran los únicos responsables de la “crisis” del consumo de energía. “El consumo en los hogares sigue aumentando. En abril aumentó un 8 por ciento más. Por eso es importante que adoptemos hábitos muy sencillos”, y volvió a citar como ejemplos de ahorro a Chile y Uruguay.

“La única verdad es que cada uno haga su parte. No se trata de sacar sino de poner” el dinero que haya que poner para pagar las boletas. “Cada parte tiene que ceder en algo para que gane el conjunto”, dijo en un pedido dedicado tanto a usuarios como empresarios.

Cabrera fue protagonista, aun sin hablar, del único anuncio que hizo el jefe de Estado y del cual le atribuyó la autoría: la creación de una página web www.argentina.gob.ar/cambiaelfoco.

Para consuelo de todos, dijo que él sabe “lo que pesa una actualización de tarifas” (no habló de aumentos) y redobló el lamento: “Sé que no es fácil”. Pero, concedió, “no hay otro camino”. Para defender los tarifazos recurrió una vez más a la necesidad de “hablar con la verdad”.

“Durante años nos hicieron creer que la energía era gratis, que no nos cuesta”, dijo en alusión al gobierno anterior. “Yo no vine a hacer lo que me conviene a mí o a mi gobierno”, lanzó mientras Cabrera asentía con la cabeza.

“La única verdad es que cada uno haga su parte”, reclamó y aseguró que el Gobierno está haciendo su parte, supuestamente “las obras que hagan falta”. “Hay que consumir de manera eficiente”, insistió y elucubró que así se podrá bajar “el déficit fiscal para evitar endeudamiento y bajar inflación”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico