Macri ya habla de transición

El presidente confirmó a través de Twitter que se comunicó por teléfono con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández. Luego de su enojo del lunes y del pedido de disculpas con el que intentó revertir el papelón del día siguiente a las PASO, ayer el mandatario reconoció la necesidad de afrontar una "eventual alternancia en el poder".

A través de Twitter, Mauricio Macri aseguró que ayer tuvo una “buena y larga conversación” con el candidato presidencial Alberto Fernández, quien el domingo lo aventajó por alrededor de 15 puntos en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

“Se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto a los riesgos de una eventual alternancia en el poder y quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos”, puntualizó el presidente, aceptando así por primera vez sus escasas posibilidades de reelección el domingo 27 de octubre.

El presidente aclaró que Fernández, quien ya había aclarado que estaba dispuesto a dialogar, “se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral y la incertidumbre política que genera, afecte lo menos posible a la economía de los argentinos”.

Macri repitió el argumento que utilizó el lunes, cuando atribuyó la brutal devaluación del peso argentino a la “incertidumbre” que habría provocado en los mercados la buena performance electoral de Fernández del día anterior y no al efecto inevitable de las políticas aplicadas por su administración.

El candidato del Frente de Todos había aclarado previamente que el actual gobierno podía contar con su ayuda para finalizar el mandato el 10 de diciembre, pero también había aclarado que no quería “ser partícipe de sus normas o decisiones”.

“Yo voy a ayudar, pero el presidente es quien debe gobernar”, subrayó Fernández, quien había considerado que las medidas económicas anunciadas ayer a la mañana por Macri eran tardías. También cuestionó: “necesitó que dos terceras partes de la Argentina voten en contra para que darse cuenta de lo que había hecho. Es como el padre nuestro que rezan los ateos antes de morir”, graficó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico