Madre de adolescente asesinado cuestiona al juez Pérez Soruco

Se trata de Alejandra Beroiza, cuyo hijo Nehuén Pozo, de 16 años, fue ultimado a puñaladas durante la madrugada del 24 de abril. Ramiro Vilche de 19 años, está imputado en la causa por haber atacado a Nehuén y a otro joven de 18 años, quien sufrió lesiones cortantes leves. La madre cuestiona que el magistrado procesó al agresor por homicidio culposo y le concedió la libertad.

El sangriento suceso se registró en la madrugada del 24 de abril último cuando los jóvenes se encontraban en una habitación de la casa de Ramiro Vilche, ubicada en la calle Camilo Asad, en el acceso a la zona de chacras de Caleta Olivia.

La versión oficial que dio a conocer la policía indica que todo se inició por un “juego de manos” entre amigos y más tarde trascendió que habrían estado bebiendo y que la situación se salió de control cuando realizaban prácticas “ninjas”.

El juez de instrucción penal al que cuestiona la madre de la víctima fatal es Marcos Pérez Soruco, ya que solo procesó al sospechoso por el delito de “homicidio culposo” (no intencional) y le concedió la libertad.

Según la mujer, el juez adoptó esa decisión sin valorar pruebas ni requerir la reconstrucción del hecho. Además, cuestiona que el magistrado “le creyó” al imputado quien declaró que solo se trató de un juego de “ataque y defensa”, cuando en rigor las víctimas ni siquiera tuvieron tiempo de defenderse.

“Hoy no me encuentro en condiciones psicológicas de hablar en forma directa”, expresó Alejandra Beroiza en un mensaje por WhatsApp que envió a El Patagónico, por lo cual solicitó que se reprodujera lo que posteó en su cuenta de la red social Facebook. Añadió que apelará ante el juez de Recursos lo resuelto por Pérez Soruco, criterio que –tenía entendido- también asumió el fiscal Martín Sedán.

Incluso advirtió que está decidida a solicitar el juicio político del magistrado de primera instancia.

En el mensaje publicado en la red social, Alejandra Beroiza cuenta que mientras dos de los jóvenes (entre ellos su hijo) estaban en la habitación, agachados y ejercitándose con una pesa, el dueño de casa, Ramiro Vilche, decidió atacarlos sin que nada lo justificara.

“Los miró, tomó debajo de un colchón una daga de treinta centímetros, sacó su funda, se abalanzó sobre ellos y los apuñaló. Pero cuando declaró ante el juez dijo que estaba jugando y el magistrado le creyó y lo liberó”, relató la madre de la víctima en la red social.

En otros párrafos de su mensaje, expresó: “para Soruco eso es un juego” sin intención de matar porque a su criterio, Vilche irónicamente apuñaló cinco veces a Nehuén “por error”

Además, haciendo referencia a otros dichos de la declaración testimonial del imputado, Beroiza planteó que éste habría manifestado: “tampoco soy un asesino” y por “culpa de esa pelotudez lo cobré muy caro y perdí un amigo”. En opinión de Beroiza, ese cinismo es propio de un psicópata que se coloca como víctima principal.

Más adelante reiteró que no convocará a marchas para pedir públicamente justicia, sino que la exigirá “por los canales que corresponden, ante el juez de Recursos y eventualmente solicitará el juicio político” a Pérez Soruco.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico