Maduro y Capriles suben el tono a la campaña electoral en Venezuela

El candidato opositor exigió un debate al presidente antes de las elecciones, que se realizarán en cuatro semanas.

Ambos candidatos a la presidencia empezaron a centrar su atención en las calles y en lanzar claras promesas electorales de cara al 14 de abril, fecha en que se realizarán las elecciones.
Aunque el domingo cumplió desde Caracas sus actos de precampaña, Maduro anunció que empezará a recorrer “todos los barrios” que su cuerpo le permita, predicando el mensaje y el legado del fallecido presidente y su padre político.
“Nosotros nos asumimos como los apóstoles de Chávez y las mujeres y hombres que somos ministros y ministras y los dirigentes fundamentales de la revolución anunciamos hoy aquí que nos vamos por las calles de Venezuela, vamos a recorrer todo el país para llamar al pueblo a la organización”, dijo desde la favela de Petare.
Allí, Maduro inauguró una cancha deportiva, jugó al baloncesto con los jóvenes del barrio y también bailó al son del rap poniendo el combate a la inseguridad como su principal meta.
“Yo quiero ser el presidente de la paz, de la paz absoluta, de la convivencia, de la vida”, sostuvo.
Por su parte, el candidato opositor, Henrique Capriles, seguía inmerso en su “cruzada” por el país con una visita al estado Falcón (noroeste), donde pronunció un encendido mitin, y otra al estado petrolero del Zulia (oeste), en el que realizó junto a miles de seguidores una caminata que culminó también en un discurso.
“Falta menos de un mes. Gano la Presidencia y voy a decretar un aumento del salario mínimo por lo menos del 40 por ciento”, prometió Capriles a sus seguidores.
El líder opositor, que ya estaba prácticamente sin voz, volvió a retar este domingo a Maduro a un debate y se mostró convencido de que su rival no aguantaría “ni cinco minutos”. “¿Verdad que el país se merece un debate? Pero los cobardones no van a debates. ¡Vamos a un debate, no se escondan, el pueblo quiere debate!”, exclamó Capriles en Falcón (noroeste).
Se comprometió a acabar con la “larga lista de problemas” del país, como la inseguridad, la escasez de alimentos, los apagones eléctricos o la falta de agua y también acabar con la “regaladera” de dinero y petróleo a países aliados del actual Ejecutivo como Cuba o algunos países de Centroamérica y el Caribe.
“Se acabó la regaladera de dinero a otros países, lo primero es resolver los problemas económicos del pueblo”, sentenció.

EL PENTAGONO
Y CAPRILES
Mientras Maduro alertó al presidente Barack Obama de que “funcionarios del Pentágono y de la CIA” están detrás de planes para asesinar a Capriles junto a los ex embajadores Roger Noriega y Otto Reich, el Poder Electoral rechazó unas declaraciones del Departamento de Estado sobre los venideros comicios.
Maduro agregó, “Nosotros vamos a garantizar, y así lo hemos ordenado y así se está haciendo, toda la protección para todos los candidatos presidenciales, particularmente a Capriles”, y finalizó indicando que “hay sectores de la derecha venezolana involucrados en estos planes”.
Al considerar “irrespetuoso” un comunicado de EE.UU. que instaba a celebrar unos comicios “con los altos estándares democráticos del hemisferio”, el Poder Electoral ratificó que el 14 de abril Venezuela celebrará unas elecciones “libres, transparentes y justas”.
El gobierno de Estados Unidos, por su parte, rechazó ayer “categóricamente” que funcionarios de dos de sus organismos planeen asesinar al líder de la oposición de Venezuela.
“Estados Unidos rechaza categóricamente las acusaciones de cualquier participación en cualquier trama para desestabilizar o dañar a nadie en Venezuela”, afirmó la vocera del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland.
“Estos cargos están tan alejados de la realidad que bien puede ser una cortina de humo detrás de la cual el gobierno venezolano esté planeando eliminar a Capriles”, agregó Reich, exembajador estadounidenses en Caracas, acusado también por Maduro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico