Malvinas Argentinas terminó con una década de reinado de Rivadavia

Los noventa minutos de la final jugada en el estadio municipal habían terminado empatados 3-3. En la categoría ‘B’, Los Halcones derrotó 4-2 a Veinte de Junio y conquistó el título.

Malvinas Argentinas se coronó en la tarde de ayer campeón de la categoría ‘A’ en su Primera división ‘A’ de la Liga Independiente de los Barrios de Comodoro Rivadavia al derrotar por penales en la final a quien era defensor del título, Atlético Rivadavia, por 3-1.
El partido que se jugó en el estadio municipal –primera vez que un partido de Liga de Barrios se disputa en ese escenario y con un importante marco de espectadores– había finalizado empatado en tres goles.
Cuando se jugaban 10’ minutos del inicio, fue Rivadavia el que llegó con peligro al área de Malvinas, por intermedio de Antonio Pinda, quien envió el balón por arriba del travesaño.
Pero sobre los 17’, Rivadavia llegó al gol con un cabezazo de Martín  Salvatierra que se elevó en el área, luego de un centro y anotó el primer tanto de la tarde.
Ocho minutos más tarde, Rivadavia aumentó en el marcador a través de Pinda, quien desde muy lejos la puso a un costado del arquero Cristian Sáez.
Pero Malvinas reaccionó y cinco minutos después llegó al descuento por intermedio de Maximiliano Santander y así dejar el resultado 2-1.
A poco del final del primer tiempo, Martín Salvatierra casi convierte el tercero para Rivadavia, pero su disparo se elevó por arriba.
En el complemento, Malvinas fue el que mejor dominó el balón, a tal punto que tuvo varias situaciones para convertir, que inclusive hasta le podía permitir haber ganado en el tiempo regular.
Sobre los 10 minutos, ‘Maxi’ Santander le pegó cruzado, y la pelota se fue cerca del palo izquierdo. Después el turno fue de Carlos Santander quien le pegó al balón de zurda y obligó al arquero Pablo Arriagada a contener la pelota en dos tiempos.
Hasta que de tanto insistir, Malvinas llegó a la igualdad y otra vez por intermedio de Maxi Santander, quien no perdonó para poner el partido 2-2.
Y cuando atacaba incesantemente Malvinas, Rivadavia llegó al tercero con un golazo del ingresado Néstor Villarroel que vio al arquero adelantado y la puso por arriba para decretar la tercera conquista del equipo dirigido por Esteban Soto.
Malvinas fue otra vez en busca del empate. Primero pudo haber igualado por intermedio de Carlos Santander, pero su remate se fue por arriba. Sin embargo, y cuando el partido prácticamente terminaba, ‘Maxi’ Santander apareció en el área, y estampó el 3-3.
El árbitro Enrique Paillán dijo no va más por lo que así llegaron a la definición desde el punto del penal.
Para Rivadavia comenzó anotando Marcelo Gutiérrez, mientras que para Malvinas la figura de la tarde –‘Maxi’ Santander– la tiró afuera. Después le llegó el turno a Enrique Téllez, de Rivadavia, y también marró su penal, mientras que Fernando González puso el 1-1.
Luego, el encargado de ejecutar la pena máxima para Rivadavia fue Héctor Cárcamo, pero el que se lució fue el arquero Cristian Sáez enviando el balón sobre un costado. Llegó el turno de Carlos Santander y puso el 2-1 para Malvinas.
La suerte comenzó a estar a favor de Malvinas cuando Daniel Avila tiró su penal por arriba, y el festejo se hizo realidad cuando Sebastián Santander no falló y puso el 3-1 definitivo que le permitió a Malvinas quedarse con el título.

Palabras de campeones
“No quería patear el penal, pero justo me tocaba a mí y gracias a Dios lo pude convertir. Nos quedamos con un jugador menos –por la expulsión de Jorge Bejar-, y estuvimos hablando entre nosotros que íbamos hacer las cosas bien, tratar de no equivocarnos y por suerte pudimos empatar antes de que termine el partido. Rivadavia es un equipo muy completo, tiene muy buenos jugadores, se conocen todos y fue lindo haber jugado con ellos y ganarles la final”. (Sebastián Santander, mediocampista)

“Nosotros laburamos toda la semana, venimos, le sacamos el invicto a los campeones, que vienen saliendo campeones hace diez años, y adentro de la cancha quedó demostrado que fuimos superiores a ellos y ganamos bien. Nunca bajamos los brazos, a pesar de empezar perdiendo, igualar y seguir perdiendo, siempre fuimos para adelante y eso nos fortaleció mucho durante todo el partido. (Maximiliano Santander, delantero)

“Es una alegría enorme, nos quedamos con este título porque le pusimos ganas. Todos los domingos le ponemos muchas ganas para venir a jugar. Para nosotros no significa nada ganarle a Rivadavia porque nosotros sabemos que tenemos un gran equipo y lo podíamos derrotar. A pesar de jugar los últimos veinte minutos con un hombre menos, son errores que uno a veces comete pero el fútbol te da revancha, tuvimos la suerte de embocar la última y la suerte en los penales”. (Cristian Sáez, arquero)

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico