Mandaron a regar a un asesino y se escapó

El condenado por el homicidio de Sabina Rojas se escapó de la Comisaría Tercera de Puerto Madryn, luego de que lo mandaran a regar el jardín de la dependencia policial. Se trata de Luis Campos, quien debe cumplir una pena de 10 años por el crimen que cometió junto a Eduardo López y un menor de edad, el 11 de mayo de 2010.
La fuga de Luis Campos (23) se produjo ayer a las 9. Unos minutos antes había salido al patio de la Comisaría Tercera de Puerto Madryn a regar el jardín. El beneficio se lo había conseguido el comisario Félix Levín, quien le había solicitado al juez Marcelo Orlando la autorización para que el condenado realizara tareas de jardinería en el patio interno de la dependencia a su cargo.
Ese pedido obedeció al buen comportamiento que había demostrado Campos y en virtud de ello el magistrado lo autorizó, pero ordenó que las tareas debían ser realizadas con custodia policial y exclusivamente en los jardines internos.
Lo cierto es que ayer, mientras Campos regaba las flores y el césped, aprovechó la oportunidad y se escapó, sin que se dieran cuenta de ello los policías que debían cuidarlo, por lo que ahora todos están detrás suyo para recapturarlo.

EL HOMICIDIO DE SABINA ROJAS
Sabina Rojas tenía 64 años y fue asesinada el 11 de mayo de 2010. La mujer recibió golpes en todo su cuerpo y murió estrangulada con una sábana. El cadáver fue hallado por una recorrida policial, cuando les pareció sospechoso que la puerta de su vivienda se encontrara abierta. Tras tocar en reiteradas ocasiones sin recibir respuesta, ingresaron al domicilio y se encontraron con el cuerpo ya sin vida de la víctima.
Las detenciones se produjeron a los pocos días del hecho. Los importantes avances se debieron al testimonio de varios testigos y pericias telefónicas. Entre las pruebas que fueron presentadas por la fiscal Mabel Covi contra los tres imputados, figuró el análisis de ADN realizado a las muestras extraídas de las uñas de la víctimas y de las sábanas que utilizaron los agresores para amordazarla. También se lograron comparar huellas dactilares en la escena del crimen.
Durante la investigación, Campos y el menor de edad declararon y sindicaron a López como el “cerebro” de la banda y quien habría planificado todo el hecho. Ellos también indicaron que cuando se fueron de la casa la mujer estaba viva pero López volvió a la vivienda, estuvo 20 minutos y se retiró. Luego Sabina Rojas fue hallada muerta.
El año pasado, los jueces Flavia Trincheri, Marcelo Orlando y Marcela Pérez Bogado condenaron a López, Campos y al menor de edad por el asesinato de Sabina Rojas.  Después, la Cámara Penal redujo la pena de los condenados: a López le bajó la condena de 17 a 12 años y la de Campos de 11 a 10 años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico