Manifestación frente al consulado trasandino en Comodoro Rivadavia

Un grupo de manifestantes sentó postura ayer frente al Consulado de Chile en Comodoro, ubicado frente a la Terminal de Omnibus. Fue como muestra de solidaridad con los ciudadanos que en su país manifiestan sus posturas contra las medidas de ajuste del gobierno neoliberal de Sebastián Piñera.

Chile vive días agitados, con protestas que comenzaron el viernes y continuaban anoche. Todo comenzó con un aumento en el costo del pasaje en subte y siguió con manifestaciones de rechazo que incluyeron destrucción, saqueos e incendios.

De inmediato el gobierno de Sebastián Piñera sacó a las calles a Carabineros y Ejército y se desató la represión. Se decretó el toque de queda y rige un estado de excepción en las principales ciudades y regiones –Santiago, Valparaíso, Concepción, La Serena, Coquimbo- que implica que no se puede transitar libremente por las calles en horario nocturno, salvo que se posea un “salvoconducto”. Hasta anoche los muertos eran 15 y las pérdidas materiales aún son motivo de evaluación.

A todo esto, los detenidos por manifestarse sumaban 1.500 ciudadanos.

En este marco, Comodoro también fue parte de las convocatorias con un “ruidazo” frente al Consulado de Chile ubicado en la calle Brown, frente a la Terminal de Omnibus.

Allí se acercaron ayer a la mañana varios habitantes de esta ciudad –la mayoría chilenos que aquí residen- que tuvieron que dejar su país –según dijeron- “agobiados” por la calidad de vida.

Una de ellas es Carolina Soto, oriunda de Contao, un pueblo que se encuentra en la Región de los Lagos, y que dijo haber tenido que dejar a su familia para poder estudiar en Argentina en 2001.

“La verdad es estoy viviendo este momento con sentimientos encontrados porque siempre soñé con esto desde que era chica. Por otro lado, lo vivo con mucha tristeza por la violación de los derechos humanos que se están cometiendo porque están matando gente”, consideró en diálogo con El Patagónico.

LA HERENCIA DE PINOCHET

“Pinochet dejó tan anclado su sistema neoliberal con su fuerza militar con tantos privilegios. Ellos tienen su sistema de jubilación con privilegios, tienen un status de vida que no tiene el resto de la población. Ellos obviamente salen a cuidar su lugar. Eso es muy triste, pero creo que debemos ser fuertes; por eso estamos acá acompañando”, agregó.

En este sentido, la mujer destacó las diferencias que existen en la educación pública entre su país y Argentina a la hora de seguir una carrera universitaria. Es que allí se cobra arancel.

“Yo viajo siempre a Chile y discuto mucho sobre eso porque la educación pública tiene que ser para todos, pero no lo es. La educación es un bien de consumo muy caro que es casi igual que comprarse un auto o una casa. Es mucho dinero”, señaló.

“Yo me vine acá para estudiar. Cuando llegué y vi que podía estudiar con gratuidad, fue como el paraíso. Creo que los jóvenes ya no aguantan más eso. Ven a sus padres explotados, las jornadas laborales son extensas. No tenes vida; vivis endeudado. Estoy contenta porque se cae el mito de que Chile era el país modelo de Latinoamérica, que no lo es porque se está viendo que la población vive en condiciones pésimas y hay mucha desigualdad”, acotó.

“CAMBIAR LA

CONSTITUCION”

Hasta el Consulado de Chile se acercaron ayer muchos ciudadanos trasandinos que expresaron su repudio frente a las políticas de ajuste de Piñera. “Yo pertenezco al grupo de chilenos que hemos tenido que emigrar porque la educación es privada y quería agradecerles que se están solidarizando con nosotros. Esto no es como dicen algunos, que es por 30 pesos. Son más de 30 años que se está aguantando está situación”, cuestionó un estudiantes de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

“La verdad es muy lindo ver cómo después de tanto tiempo el pueblo ha despertado. Siempre me acuerdo de las últimas palabas de Salvador Allende que decía que tenía fe en Chile y su destino y de a poco se está cumpliendo esto. Esperemos que no haya más muertos porque eso es lo que más se lamenta”, aseguró.

“Ya hay 15 muertos en estos pocos días y se ha intensificado la represión. Piñera dijo que había votado por el no en el plebiscito, pero con esto demuestra que es un dictador como Pinochet. Esto es avalado por la Constitución que dejó Pinochet y por eso nuestro desafío mayor es derogarla para poder alcanzar una Democracia de verdad”, afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico