Mantienen la prisión preventiva por 30 días para un imputado por abuso sexual

El abogado defensor de Juan Heredia había requerido que quedara bajo arresto domiliciario, pero el juez Miguel Caviglia consideró que persiste el peligro de fuga por la gravedad del delito que se le imputa.

En los tribunales penales de Comodoro Rivadavia se desarrolló el viernes una audiencia de revisión de la prisión preventiva que pesa sobre Juan Emilio Heredia, quien está imputado como sospechoso de los delitos de abuso sexual y lesiones agravadas. El fiscal solicitó que se mantenga por 30 días la medida de prisión que viene cumpliendo. En contraposición, el defensor pidió su arresto domiciliario.

Presidió el audiencia el juez penal Miguel Caviglia. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general Martín Cárcamo y por el funcionario fiscal Cristian Ovalle. La defensa del imputado fue ejercida por el abogado particular Juan Pablo Sulaivan.

En un primer momento, según informa el área de prensa del Ministerio Público, el fiscal requirió que se mantenga la prisión preventiva del imputado por 30 días ya que se ha avanzado en la investigación. Además, refirió que se ha elaborado un nuevo informe por parte de la psicóloga del Cuerpo Médico Forense.

El acusador público manifestó que la víctima presenta sintomatología coincidente con la exposición a violencia de género, baja autoestima, problemas de identidad e imagen distorsionada, con incapacidad de poner fin a la relación, sentimiento de culpa y mucho miedo a raíz de los mensajes de culpabilización recibidos de su agresor. También padece aislamiento emocional.

Cárcamo describió que la víctima siente que está sola y que nadie puede entender lo que le sucede, como trastorno de estrés postraumático. “Nos encontramos ante el delito de abuso sexual, con acceso carnal, dos hechos en concurso real, con lesiones leves agravadas por el vínculo”, aseguró el fiscal.

A la vez, planteó que persisten los peligros procesales de fuga y entorpecimiento por parte del sospechoso ya que aún restan tomar medidas de prueba; las características graves del delito en contexto de violencia de género y la pena que se espera como resultado del procedimiento, de 6 a 30 años de prisión.

Asimismo el fiscal se refirió a la reiteración delictiva del imputado por procesos pendientes en cuatro causas restantes. Cárcamo concluyó que a los fines de asegurar el proceso resulta indispensable la privación de la libertad del imputado.

En contraposición el defensor sostuvo que no se han acreditado en la causa las lesiones típicas en la víctima de los ataques sexuales. Para su defendido existió una relación sexual consentida y la víctima luego de la denuncia se desdijo de sus dichos, argumentó.

A entender del defensor existe una clara inconsistencia en la denuncia. De esa manera, consideró que resulta desproporcional y arbitrario mantenerlo privado de su libertad. Concluyó que no debe proceder la medida de prisión preventiva en virtud de que no se configuran los peligros procesales ni de entorpecimiento, ni de fuga, aseguró el abogado.

A la vez, presentó un informe socio-ambiental para requerir el arresto domiciliario de su defendido.

Finalmente el juez penal resolvió mantener la prisión preventiva de Heredia por el término de 30 días. El magistrado entendió la medida como proporcional y razonable al caso. No encontró fundado el peligro de entorpecimiento, pero sí el peligro de fuga por la gravedad del delito que se investiga y los elementos de convicción suficientes existentes para tener al imputado como probable autor del mismo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico