Marcos Hernández demostró en Sudáfrica una superación personal
El año pasado se ganó la posibilidad de ir al Mundial y medirse con los mejores de las pruebas combinadas. En el Ironman de Coquimbo, Chile, quedó segundo en la categoría de 30 a 35 años y por eso el pasado fin de semana tuvo el orgullo de representar a la Argentina.

por Carlos Alvarez

c.alvarez@elpatagonico.net

Apenas pasó una semana de la exigente competencia en el Iron Man 70.3 que se disputó en Porth Elizabeth, Sudáfrica, pero el tritleta comodorense Marcos Hernández ya piensa en su próximo objetivo el mes que viene.

Poder medirse con los mejores del mundo fue una satisfacción personal que se la ganó en Coquimbo, Chile, el año pasado, y Hernández realizó una gran actuación lejos de casa al superar sus propias marcas personales.

La competencia tuvo 1.900 metros de natación, 90 kms. de bicicleta y 21 kilómetros de pedestrismo. Llegó tres días antes para aclimatarse porque hay cinco horas de diferencia en Sudáfrica y eso le sirvió para el domingo, el día de la prueba. El triatleta analizó su participación, y el balance fue positivo. “La prueba fue el domingo y nos tocó un clima muy particular. Se largó una lluvia que cambió un poco los planes. Comenzamos en el agua, y yo me sentí cómodo, pude bajar casi un minuto mi performance (fueron 1900 metros de natación), y después fue el momento de la bicicleta. Ahí hice un tiempo similar a lo que venía haciendo, pude haber mejorado pero había subidas y tuve precaución en las bajadas porque estaba muy húmedo el pavimento. Me sentí bien, me sentí fuerte, y por último fue momento de pedestrismo. Fueron 21K salí a un ritmo, parejo, moderado, y me sentí bien hasta el km19 que la energía ya empezaba a estar en su límite. Pude meter un parcial de 1h25m y baje dos minutos a lo que venía haciendo”, comentó el triatleta en diálogo con El Patagónico.

La exigente competencia que incluyó 1900 metros de natación, 90 kms. de bicicleta y 21 kilómetros de pedestrismo, fue positiva para Hernández, quien analizó: “la verdad que muy contento porque esto fue un mundial, y están los mejores. Yo quedé 313 en la general de 2400, la verdad que muy conforme. En la categoría quedé 115 de 400 atletas. Estuvieron los mejores, todos clasificaron para poder estar y eso demuestra el nivel. No viene cualquiera, y la verdad que quede muy contento. Es una carrera mundialista y me sentí bien”.

Marcos Hernández estuvo en Sudáfrica casi una semana y no se olvidó de los que hicieron posible su desafío.

“Agradecer a mis viejos, mis hermanos, a bicicletería “Free” de Rada Tilly, a Marcelo Finlez, a Distribuidora Laly, a mi entrenador Mario Rodríguez (Team Treno), a Rodrigo Fernández que me ayuda con natación, a mi kinesiólogo Walter Ríos que me trató una fascitis plantal, a Sergio Caivano (psicólogo), a mi amigo Raúl Pagani, y si me olvido de alguien estén seguros que los tengo en mi corazón. A todos por el apoyo moral”.

Los recuerdos de la prueba en Sudáfrica es historia, y el próximo objetivo es el 24 de octubre en Coquimbo, Chile donde irá en busca de los pasajes de la edición 2019 del Iron Man 70.3 y volver a medirse con los mejores del mundo.