Martín Bravo superó la adversidad y selló su presencia en el Full de Hawaii

Sin especular, el triatleta de la capital petrolera concluyó 14° en la General del primer desafío del Ironman 70.30. En tanto que el último domingo concluyó 2° en su categoría en el Ironman Chatanooga para conseguir la clasificación. En medio de las dos competencias fue atropellado mientras entrenaba.

La imagen de los deportistas paralímpicos, o aquellos que con alguna dificultad física participan de las pruebas combinadas y diversos deportes. Ese pensamiento llevó a Martín Bravo a no resignar su participación en el Ironman de Chatanooga en Tenesse, Estados Unidos en la búsqueda de la clasificación al Mundial Full de Hawaii 2018.

Hacía dos semanas, Bravo había terminado 14° en la General del Ironman 70.30, donde no especuló y dejó todo en los

Sin especular, Martín Bravo dejó todo en Estados Unidos en dos Ironman que tuvieron lugar en el recorrido de 1.9km de natación, 90km de ciclismo y 21k de pedestrismo. El 14° puesto en la General fue muestra de ello.

“La verdad que iba por dar todo en cada prueba. Y el resultado es más que maravilloso, teniendo en cuenta lo que me pasó entre medio de las pruebas –lo atropelló una camioneta el miércoles pasado- primero 14° en el primer desafío con un tiempo de 4h37’. Y luego con el segundo lugar en mi categoría, lo que me aseguró el objetivo principal que era la clasificación”, sostuvo Bravo a El Patagónico.

Con días previos a la primera competencia, Martín tuvo un buen desempeño, aunque reconoce que la etapa de natación en el rio, y contracorriente, lo hizo salir entre el pelotón de los primeros 50 lugares.

“Teniendo en cuenta el contexto –la mayoría viene de la etapa de verano donde ya vienen con rodaje mientras que acá en la Patagonia solo fuimos entrenados- creo que logramos cumplir con creces las metas. Porque si bien uno sueña con ser campeón del mundo. En el agua se me hizo difícil, y tuve que comenzar a remontar lugares una vez que agarré la bicicleta. Con el resultado final de terminar entre los primeros quince. Fue una etapa que me costó mucho porque no soy nadador de cuna. Pero luego puede recuperar en la bicicleta y la natación”, comentó.

Con el primer escollo superado, Martín puso en marcha la planificación para la búsqueda de la clasificación en las pruebas combinadas del domingo 24. Pero cuatro días antes tuvo un accidente de tránsito.

EL ACCIDENTE

“Estaba entrenando en la ruta y sentí un golpe de atrás y en forma instantánea me puse de costado para caer. Luego no recuerdo más nada por unos segundos, hasta ver una camioneta que paró 200 metros más adelante y yo que no me podía mover”, recuerda.

Bravo fue atropellado desde atrás por una señora mayor en una ruta de dos carriles de ida. Cayó sobre su lateral izquierdo y su bicicleta no se rompió. Una vez en la sala de urgencia se le confirmó que eran hematomas sin rotura de huesos, aunque había que esperar si se mareaba o no.

Dos días sumergidos con hielo en la bañera, el aviso a sus sponsor sobre lo acontecido y el no saber si iba a participar de la carrera eran el presente del patagónico.

“Pensé en quienes con alguna discapacidad física van para adelante igual. Solo les avisé de lo acontecido a muy pocos, porque a la distancia mucho no se puede hacer”, explicó.

Martín puso manos a la obra, y el último domingo estaba en la línea de largada a las 7:30 de la mañana. Para un recorrido que incluyó el no uso de traje de neopreno y nadar a favor de la corriente.

En la última etapa de pedestrismo, perdió noción de qué puesto se ubicaba. Por momentos corría en soledad y se mezclaba con los de otra categoría que habían laragdo mas tarde.

Cuándo cruzó la meta y solo vio a dos jóvenes tirados en el pasto no entendió lo que sucedía. Su novia le dio la buena noticia, si no había nadie es porque era el primero de su categoría en cruzar la meta. Luego por una cuestión de tiempos quedó en segundo lugar, pero ya había conseguido el objetivo: Hawaii 2018. El resto quedó en lo anecdótico.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico