Martín Cabrera: “la gente de Huracán no me llamó más”

El ex CAI estaba ilusionado con volver a Comodoro Rivadavia, donde tiene familiares, y retirarse de la actividad profesional con los colores del “Globo”, que se prepara para afrontar el Federal B. Incluso visitó el predio del barrio Industrial, días después de arreglar de palabra con el vicepresidente del club, y desechó otras ofertas, pero el final no fue el esperado. “Me desilusionaron, se portaron muy mal”, lamentó, y confesó que es “lo peor” que le pasó en su carrera.

 Martín Cabrera pasó de la ilusión a la bronca, de tener todo casi arreglado para jugar el torneo Federal B con Huracán de Comodoro Rivadavia, a no tener nada, según comentó ayer desde Córdoba Capital, tras comunicarse con Diario Patagónico para aclarar su situación.

“Quiero aclarar que no estoy en Huracán. Me han llamado de radios y distintos medios y tengo que decirles que nunca arreglé con Huracán, porque no me llamaron más. Ahora estoy en Córdoba Capital y sin trabajo”, manifestó el volante ofensivo cordobés, con un tono que dejaba traslucir su indignación.

Luego de vestir los colores de Atenas de Río Cuarto en el Federal B 2014, el mediocampista de 35 años se reunió a principios de enero con Carlos Linares, vicepresidente del “Globo”, en Buenos Aires.

Llegaron a un acuerdo de palabra, por lo que Cabrera, que jugó en la Comisión de Actividades Infantiles entre 2002 y 2005, decidió volver a Comodoro Rivadavia descartando una oferta de un club de Primera división de Bolivia y otra de Juventud Unida Universitario de San Luis (Federal A).

Incluso, tras esa reunión, visitó el predio del barrio Industrial. “Yo fui a Comodoro un jueves (22 de enero) y me dijeron que estaba casi todo arreglado, que me vuelva el viernes a Buenos Aires y que espere el llamado”, comentó.

Sin embargo, pasó el tiempo y Cabrera se quedó esperando. “Una vez me llamó Ariel Vidal (presidente de Huracán) y me dijo lo mismo, que estaba todo encaminado. Después no se contactó nadie más conmigo y terminé llamándolos yo, pero no pude comunicarme”, comentó.

Ahora, el jugador sólo siente impotencia y resignación. “La verdad que me desilusionaron, se portaron muy mal. Yo pensaba retirarme jugando en Comodoro, porque tengo familia allá y estaba ilusionado. Ya estaba viendo el tema del colegio de mi hijo. Dejé pasar otras ofertas y ahora estoy sin trabajo. Es lo peor que me pasó en mi carrera”, sentenció.

Cabrera inició su carrera en Estudiantes de Río Cuarto en 2001, y al año siguiente llegó a la Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia, donde jugó hasta 2005. Después tuvo pasos por Quilmes, Talleres de Córdoba, Olimpo, Argentinos Juniors, Aldosivi, Patronato de Paraná y Deportivo Morón. Su último equipo fue Atenas de Río Cuarto, Córdoba.

Fuente: Lorenzo Martins

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico