Más de 2.000 personas se movilizaron ayer en Comodoro contra el ajuste

La columna, conformada por trabajadores de distintos gremios y organizaciones, repudió el "avance sobre jubilados y trabajadores", expresándose a favor de la "unidad del campo popular, para pararle la mano al ajuste".

Poco más de 2.000 personas se movilizaron ayer por el centro de Comodoro en rechazo a la ley de reforma previsional que el Congreso comenzó a debatir poco después de las 14 y que ajustará los haberes de jubilados, pensionados, excombatientes, discapacitados y Asignaciones Universales por Hijo (AUH).

La concentración comenzó pasadas las 12:30 y si bien en un principio había poca gente, con el paso de los minutos la columna comenzó a tomar forma, ya que se sumaron gremios como la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la Asociación de Trabajadores de la Educación (ATECh), Judiciales y Centro de Empleados de Comercio.

Los docentes universitarios, representados por ADU; la CGT; las dos CTA; la Corriente Clasista Combativa; el Movimiento Evita; Sindicato de Trabajadores de Prensa de Comodoro Rivadavia y trabajadores municipales terminaron de completar la columna que finalizó con las presencias políticas del intendente Carlos Linares, el viceintendente Juan Pablo Luque y los concejales Nicolás Caridi y Beatriz Neira.

Con los clásicos cánticos en reclamo de la unidad de los trabajadores, y con blanco directo en el gobierno nacional de Mauricio Macri, la manifestación recorrió de manera ordenada y sin incidente alguno el trayecto que une la plaza de la escuela 83, por San Martín, hasta Abásolo, y desde ahí a ruta 3 y el monumento al Carrero Patagónico, donde hubo discursos.

UNIDOS ANTE EL ESPANTO

En los discursos también hubo un hilo conductor, donde las reformas “y el ajuste impulsado e impuesto por Mauricio Macri” ocupó gran parte de las alocuciones, aunque también se cuestionaron las medidas que el gobernador Mariano Arcioni pretende que se aprueben el jueves, entre ellas la ley de emergencia y el decreto 1338.

Gerardo Coronado fue el primero en abrir fuego con sus palabras. El titular de ATE se mostró satisfecho y feliz por “esta movilización, la más grande en mucho tiempo, en la que estamos juntos trabajadores de distintos gremios y corrientes. Todos le decimos no a este gobierno nacional que quiere avanzar sobre los jubilados y trabajadores”.

Daniel Murphy, de ATECh, coincidió con esa apreciación y señaló que “la unidad” debía continuar luego del acto puntual contra la reforma previsional y pensando también “en lo que nos está pasando en la provincia. Tanto el gobierno nacional como el provincial deben entender el mensaje de la gente en la calle. El jueves, nos vamos a movilizar a Rawson para rechazar también el ajuste en la provincia”.

El titular de Judiciales, Raúl Belcastro, de la CTA de los Trabajadores; y Juan Carlos Obando, de aeronavegantes y la CTA Autónoma, también se expresaron en ese sentido e insistieron en la necesidad de “continuar unidos para frenar el ajuste, la precarización laboral, los despidos y el robo a los jubilados”.

El titular de la CGT Saúl Ubaldini recordó que “en tiempos difíciles como los que estamos viviendo no se puede perder tiempo midiendo fuerzas entre los trabajadores; tenemos que estar todos juntos para frenar las intenciones nefastas de los gobiernos nacional y provincial”.

Marcelo Barab, de la Corriente Clasista Combativa; Osvaldo Unquén del SOEM y la docente universitaria Gloria Herrera también acotaron lo suyo en discursos que, con un alto tono emotivo, cerró Mauro Pérez, del Movimiento Evita.

“A este gobierno, que le está robando a los trabajadores y jubilados, hay que frenarlo en la calle, con marchas como esta. Los que lo vivimos no queremos volver a los 90, y por eso hoy estamos acá diciendo no y luchando para que cada uno de los trabajadores tenga lo que le corresponde, por derecho y lucha que hoy se quiere borrar”, concluyó.

Luego de la entonación del Himno, la desconcentración fue tranquila y a ritmo de murga por las calles de la ciudad donde cada tanto aparecían desde la ventana de alguna casa o departamento señales de apoyo y cacerolas que se hacían sonar como muestra de acompañamiento y repudio a la medida del gobierno de Mauricio Macri que tendrá consecuencias nefastas para los sectores más vulnerables de la sociedad argentina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico