Efectivos de la División Investigaciones de la Policía del Chubut realizaron dos diligencias, este miércoles por la noche y en la madrugada de jueves, en Esquel, después de la denuncia de un hombre que acusó a la mujer de haberlo filmado en una sesión de masajes, que al parecer terminó en otra cosa, y después pedirle dinero para no revelar las imágenes.

En los procedimientos, ordenados por el juez penal de turno, el doctor Oscar Colabelli y encabezados por el fiscal Carlos Cavallo, se secuestraron 20 mil pesos en moneda nacional, dos aparatos celulares y un pendrive. Se notificó a la imputada que deberá respetar la prohibición de acercamiento y contacto con el denunciante.

Según fuentes de la investigación, la mujer (que no es kinesióloga) acostumbraba a ofrecer masajes con tintes eróticos y filmaba las sesiones para después pedirles dinero a los pacientes, a cambio de no difundir las imágenes.