Masivo retorno de santacruceños por medios aéreos y terrestres

Alrededor de 1.400 santacruceños que desde hacer más de dos meses estaban varados en localidades de otras regiones del país y de Chile por el cierre de fronteras provinciales e internacionales debido a la pandemia del Coronavirus comenzaron a retornar desde ayer.

Lo están haciendo por medios aéreos a los aeropuertos de Río Gallegos y El Calafate y por vía terrestre en colectivos de larga distancia y vehículos particulares utilizando la Ruta 3.

Está previsto que mañana arriben los últimos contingentes en el marco del cuarto mega operativo de retorno -desde que se declaró la Emergencia Sanitaria-, coordinado por los gobiernos nacional, provincial y los municipios.

La oleada de arribos, motivó que volvieran a activarse los protocolos de bioseguridad en prevención al COVID 19, teniendo en cuenta que muchas de esas personas provienen de ciudades del centro y norte del país donde hay circulación comunitaria del virus, como ser Córdoba y Buenos Aires, además de las de Chile, donde la situación epidemiológica ya alcanza un punto crítico.

En Caleta Olivia, portal de acceso terrestre a la provincia,, el protocolo de bioseguridad se encuentra en un grado de máximo alerta, sobre todo por la gran cantidad de colectivos que están llegando con pasajeros que residen no solo en esta ciudad sino también en las ubicadas hacia el sur.

A modo de ejemplo, este medio pudo constatar que alrededor de las 16,30 de ayer arribó una unidad de Andesmar procedente de Neuquén, de la cual descendieron 5 vecinos residentes en Caleta Olivia y otros 2 de Pico Truncado.

En tanto hoy a las 13.00 llegaron otros dos colectivos de la misma empresa y antes de continuar viaja hacia Río Gallegos, descendieron 9 personas que tienen domicilio en Caleta, Pico Truncado, Las Heras y Los Antiguos, mientras que para las 18,30 se espera la llegada de la unidad de otra empresa procedente de Buenos Aires, de la cual bajarán 18 pasajeros en esta ciudad.

Por separado, van arribando los vehículos particulares, algunos de ellos alquilados y en todos los casos, operarios de la Secretaría de Servicios del minunicipio procede a desinfectar carrocerías y equipajes, en tanto que personal sanitario se ocupa de controlar el estado de salud de los viajeros y la Dirección de Transportes de la provincia verifica los permisos de circulación.

A su vez, la policía se encarga de que todos los que descienden completen una declaración jurada por la cual están obligados a cumplir un período de aislamiento de 14 días (principalmente en hoteles) y además los patrulleros de encargan de escoltar tanto a los automóviles, camioneras y vehículos que prosiguen viaje hacia el sur, para asegurar que ninguno se detenga en el ejido urbano, salvo para recargar combustible en la última estación de servicio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico