Massoni admite errores y cuestiona a la jueza

Luego de las tres denuncias a la Policía por los allanamientos del lunes 19 de octubre, el ministro de Seguridad se comprometió públicamente a reponer los daños provocados en una vivienda, aunque evitó referirse al pánico generado entre los inocentes, muchos de ellos menores de edad.

El ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni, eligió poner el foco sobre la jueza Mariel Suárez, quien le impidió ingresar a las 22 viviendas allanadas en Comodoro en la madrugada del lunes 19 de octubre, donde con posterioridad se denunciaron tres casos de abusos policiales con daños y apremios que tuvieron como víctimas a vecinos que nada tenían que ver con el objeto del aparatoso procedimiento en búsqueda de armas de integrantes de dos bandas antagónicas.

Puntualmente, denunciaron apremios y daños materiales Diego Quinteros, residente en el barrio San Cayetano; Walter Godoy, del Máximo Abásolo; y una mujer del San Martín que posteriormente efectuó una denuncia en el Ministerio de la Defensoría Pública.

En los tres casos la mecánica violenta de la Policía fue similar: encapuchados ingresando a los gritos, armados y tirando al suelo lo que se les cruzara. El ministro observó todo desde la vereda porque en esta ocasión la jueza que autorizó los 22 allanamientos, Mariel Suárez, explicitó que no podía ingresar ningún civil. Hasta entonces, Massoni lo hacía y luego difundía los videos editados ponderando el accionar policial.

Este miércoles, el funcionario admitió uno de los casos y argumentó que “por un error de la Brigada puede suceder esto de no chequear el domicilio a allanar. Yo ya solicité el teléfono de esta persona para reponer el daño, si bien todo no se puede subsanar. Son situaciones que se dan”.

Luego remarcó que “hay una contradicción porque una magistrada firmó estas órdenes y en una forma muy rara quiso dar un mensaje. Yo lo tomé como algo propio, ya que prohibía el ingreso de cualquier civil a los lugares donde se iban a hacer los allanamientos. No hay que perder el objetivo final, que es terminar con un delito; no que yo ingrese o no. ¡Y ahora me hacen responsable de este error!”.

Al victimizarse, el ministro recordó en LaCienPuntoUno que “participé, pero estuve afuera y supervisé el trabajo. Para la gente es importante que la policía haga su trabajo en forma correcta. La ley establece que la responsabilidad de todo lo que hace la policía es responsabilidad de este ministro y por eso superviso. No es importante que yo esté adentro o afuera. Ustedes me han visto y a veces intervengo. Pero lo importante es que llevamos a 22 personas ante la justicia y secuestramos 10 armas. Si les molesta que esté yo presente, deben rever sus objetivos”.

Estas diligencias fueron publicitadas en videos por el Ministerio de Seguridad de la provincia y en uno de ellos se observa la irrupción violenta de miembros del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) y el terror en el rostro de una niña que los observa ingresar.

Luego el video fue editado pixelando la imagen de la niña y nuevamente colgado en las redes sociales del Ministerio de Seguridad, lo que implicó el repudio de distintas instituciones que velan por los derechos de los niños como el Consejo Municipal de la Niñez, Adolescencia y Familia, la Oficina de Derechos y Garantías de la Niñez, Adolescencia y Familia y el Grupo Pro Derechos de los Niños.

El Ministerio Público Fiscal informó que ya tramita tres causas por estos allanamientos en los que se denuncia las irregularidades de los procedimientos policiales. Una de ellas se trata de la denuncia que realizó la Defensoría Pública sobre la difusión de los videos en los que se vulneraron los derechos de una niña.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico