Mazzei-Bomberos, una larga y tensa historia de desencuentros

La relación del ahora subsecretario de Protección Civil y Gestión del Riesgo con los bomberos de Chubut tiene una larga historia de cuestionamientos desde que el funcionario aterrizó en la provincia.

Nadie lo había presentado formalmente cuando el 21 de enero de 2020, José Mazzei se presentó en la plaza de Puerto Madryn en la que se homenajeaba a los mártires de 1994, copando prácticamente el acto en representación del Gobierno provincial, la mayoría de cuyos funcionarios de entonces procuraba pasar desapercibida, principalmente porque ya había comenzado el atraso a la hora de pagar los salarios.

En esa emotiva ceremonia, los bomberos tomaron nota de que Mazzei era el nuevo titular de Defensa Civil. La altiva actitud del funcionario no fue bien recibida.

No pasaría un mes y volverían a cruzarse, esta vez por los incendios de campos en El Doradillo, donde mientras los bomberos de Madryn combatían el fuego in situ, el funcionario daba la cara ante los medios para asegurar que todo estaba bajo control. Los voluntarios bramaban de furia mientras aguardaban elementos de auxilio antes que palabras. Fue el segundo round y alguien deslizó que al único antecedente conocido de Mazzei era haber sido entrenador de Rottweiler en la ciudad de Coronel Dorrego, provincia de Buenos Aires. ¿Quién era su “padrino” político? Misterio.

El domingo 2 de febrero se ganó el repudio general de los bomberos de Chubut, que hasta emitieron un comunicado para aclarar por qué consideran que Mazzei carecía de idoneidad tras haber declarado que el incendio estaba "controlado", sin hablar antes con quienes estaban en el lugar combatiendo el fuego y que le pudieron haber dicho que ello no era así.

"Dada la actitud de desconocimiento por parte del funcionario que buscó vulnerar una medida adoptada por unanimidad por la Federación, los jefes expresaron su preocupación sobre las implicancias legales que la negativa a prestar el servicio podrían conllevar", se expresó desde la Federación Chubutense de Bomberos Voluntarios que presidía Gastón Alcucero.

En el escrito presentado por mesa de entradas en Casa de Gobierno, le pedían al ignoto funcionario que en principio se presentara formalmente ante el Sistema Provincial de Bomberos en la figura de la Federación Chubutense de Bomberos Voluntarios y que convocara a una reunión en la que, además de los jefes y subjefes, se encuentren las autoridades de la Federación y de las asociaciones de la Regional 1.

Según los bomberos, Mazzei "se presentó intempestivamente en el acto del 21 de enero por el incendio trágico de Puerto Madryn pidiendo hablar como representante provincial, cosa que le fue negada; y prometió aviones hidrantes en el incendio de El Doradillo del último fin de semana sin consultarlo previamente con ningún jefe o dirigente bomberil de los que se encontraba combatiéndolo".

DURO COMO ROCA

Pero con sus altibajos (el año pasado presentó su renuncia porque a Defensa Civil no le proveían elementos), Mazzei se mantuvo y como premio a la constancia asumió hace menos de un mes como subsecretario de Protección Civil y Gestión del Riesgo, un nombre más que pomposo.

Esta semana volvió a ser noticia por un tema recurrente: sus diferencias con los Bomberos Voluntarios de Chubut. Luego del comunicado difundido el miércoles por la Federación, su nuevo presidente, Luis Pensado, ratificó en LaCienPuntoUno el malestar de la institución por la creación de la nueva Subsecretaría de Defensa Civil.

La Federación Provincial se reunirá en las próximas semanas con los representantes de toda la provincia para evaluar la situación frente al malestar generado por la creación de la Subsecretaría de Defensa Civil por parte del Gobierno provincial.

Al respecto, Pensado indicó que “tras esta creación de una nueva entidad, ¿cuál es el nivel de profesionalismo? Nunca se nos comunicó a los bomberos voluntarios que había falencias. ¿Todo esto es porque no se quiere tratar la actualización de Ley de Bomberos?”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico