"Me gusta exigirme y ver hasta dónde puedo llegar", dijo Sebastián Arrative

Este domingo se correrá la final del Campeonato Provincial de Triatlón en Gaiman. En forma anticipada, el trelewense ya aseguró el bicampeonato. Superar el COVID y volver de la mejor manera fue la base de su victoria.

Administrativo provincial. Guardavidas. Triatleta con participación en los Mundiales de Francia, Africa y un segundo puesto en Uruguay. Y bicampeón anticipado del Campeonato Regional de Pruebas Combinadas que finalizará este domingo en Gaiman.

A pesar de todo ello, incluido 8 días internado por COVID y no haber participado de dos de las 6 fechas, Sebastián Arrative (33) no piensa ir a menos. Por más que el 1 en el podio ya sea suyo.

“Me gusta exigirme y ver hasta dónde puedo llegar. Y al contrario de relajarme por tener asegurado el podio, elijo siempre ir a fondo”, sostiene en diálogo con El Patagónico.

Su inicio con el deporte fue la natación y de épico no tuvo nada. “Me encontré a los 16 años aprendiendo a nadar en la pileta municipal luego de un percance en el Lago Futalaufquen donde casi se nos ahogó un amigo”, recordó.

Una persona fue el artífice de Sebastián, el profesor Mauricio Mazo. “El me enseñó a nadar. Luego me dijo que no había más lugar en la pileta municipal; pero sí en la escuelita municipal de triatlón. Así que me citó en la pista de atletismo, ahí me dijo ‘corres bien, tenés una bici’ y me llevó a recorrer las chacras. Ahí conocí las pruebas combinadas”, recalcó.

En 2006 fue revelación en triatlón y fue convocado en el CeNARD para recorrer el mundo.

“Fui padre, y me tomé un parate. Hasta que hace 5 años retomé la actividad. Ya mucho más maduro y tomando más consciencia a la hora de los entrenamientos”.

Un triatlón en Puerto Madryn con dos figuras nacionales, le marcó a Sebastián un tercer puesto, y la llegada de un nuevo entrenador.

“Peto Ruiz estaba en Puerto Madryn y le dijo a mí viejo, ‘anda bien tu hijo’. A lo que respondió mi papá que entrenaba solo. Ahí él me comenzó a preparar”, recordó.

La temporada 2019-2020 lo encontró campeón en Caballeros. Y esta temporada le deparaba otro éxito consecutivo. Pero el inició de 2021 no fue de la mejor manera.

“El 1° enero me agarré COVID 19 y me afectó la parte respiratoria. De hecho estuve 8 días internado. El día 10 tuve el alta, me fui a hacer 30’ de ciclismo y se me bajó la presión. Trotaba un poco y las pulsaciones se me iban 190. Ni siquiera en la más dura competencia subía tanto. Me costó más de un mes recuperarme y entrenar. Tuve dos caídas: de la escalera de mi casa y con la bicicleta. Eso me valió 10 días sin hacer nada. Pero no podía quedarme quieto, estuve ausente dos fechas del triatlón. Pero en mi vida de por sí soy inquieto. Me levanto a las 6 AM y hasta las 23 no paro”, detalló.

Al ganar todas las fechas donde participó, Arrative ya tiene su lugar en el podio este domingo, él sostiene que siempre busca ver hasta dónde puede llegar su cuerpo. En competencia es cuándo se encuentra consigo mismo.

Por eso este domingo no va a ser la excepción.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico