"Me hubiese gustado escuchar a la querella preguntar en el juicio"

El abogado defensor de Luciano Mallemaci afirmó que durante el juicio quedó probado que el imputado no estuvo en el lugar donde hace casi una década abusaron sexualmente de una menor de edad.

El abogado Francisco Oneto, defensor de Luciano Mallemaci, uno de los tres imputados que fue absuelto en el caso de la violación grupal ocurrida en Playa Unión en 2012 aseguró en una entrevista con Cadena Tiempo y Jornada que “mi defendido demostró que no estaba en el lugar al momento de los hechos”, agregando que “se dilucidó respecto de los otros acusados que la joven denunciante no estaba en estado de inconciencia al momento del hecho”.

Añadió el abogado que “mi asistido fue absuelto porque quedó acreditada nuestra teoría del caso”, ironizando que “me hubiese gustado escuchar a la querella preguntar en el juicio porque estuvo muda todo el tiempo y ahora sale a hablar en los medios”. El mensaje es para la abogada Verónica Heredia, querellante en nombre de la víctima que tenía 17 años cuando fue abusada en la casa del exgobernador Atilio Viglione.

Del mismo modo, indicó que “la declaración de Luciano fue tan convincente que la acusación la utilizó para fundar el pedido de condena de los otros, por lo cual el pacto de silencio es inexistente”. Y agregó que “tuvimos la oportunidad de plantear la nulidad por un tecnicismo y no lo hicimos”.

A su criterio, “las juezas fueron muy valientes porque hubiera sido más fácil decir que eran culpables”, añadiendo que “desde la querella no están acostumbrados de litigar en los juicios. Quieren que la Justicia resuelva lo que ellos quieren”.

En tanto, sobre el fiscal Fernando Rivarola subrayó que “es un excelente litigante; si le das un piano se convierte pianista; pero le dieron una piedra y no había forma de sacarle melodía porque no había pruebas”.

Concluyó que "en esta causa ha perdido la objetividad. Creo que él quiere que los condenen a los chicos no porque se derive de la prueba sino porque es un tema personal ganar".

PRIMAVERA PERVERSA

El hecho ocurrió en 2012 una casa del balneario Playa Unión, en el marco de una fiesta en el marco del Día de la Primavera. La chica fue hallada semidesnuda por amigas, con síntomas de haber sido abusada por varias personas. No obstante, el caso recién se hizo público en 2019, cuando la joven lo posteó en redes sociales y fue apoyada por grupos feministas.

"Fuimos a pasar la semana de la primavera a Playa Unión, Rawson, con un grupo de siete amigas. Estábamos en una fiesta que era en la casa de Robertino y Francesco V. y a poco tiempo de llegar perdí la consciencia y es ahí cuando una de mis amigas me encontró en una habitación siendo abusada por un grupo de cuatro varones: Ezequiel Q., Leo DV., Luciano M. y Robertino V. Joaquín P. era testigo y Tomás S. sostenía la puerta evitando que entre alguien o que yo pueda salir", relató la denunciante.

"Estaba en estado de shock y entre varias personas me intentaron calmar. Como estaba desnuda, buscaron mi ropa que estaba desparramada en la habitación oscura y llena de camas donde sucedió la violación. En ese momento el dueño de la casa echó a todo el mundo de la fiesta, al grito de 'no cuenten nada'", relató.

"Al volver a Madryn tuve un intento de suicidio, me encontraron mi mamá y mi papá y les conté lo que pasó, me llevaron al médico e hicieron el protocolo para la atención integral de víctimas de violencia sexual. Robertino V. se comunicó conmigo pidiéndome que 'no lo denuncie porque sus padres se estaban por separar'. Para lavar su nombre, Joaquín P. habló con mis papás mintiendo sobre su participación y confesando que me drogaron para someterme. A los días, una amiga los escuchó hablando, tranquilizándose entre ellos porque yo no había hecho la denuncia", recordó la víctima.

Además de los absueltos el último sábado, habían sido acusados otros tres jóvenes, pero dos fueron desafectados por ser menores de edad y un tercero porque logró probar que estaba con la novia en el momento del hecho.

En 2020, el fiscal Rivarola presentó un pedido de juicio abreviado que incluía un acuerdo entre la víctima y los tres acusados para tener penas menores. Pero después de un escándalo mediático al trascender la frase "desahogo sexual" en el escrito del fiscal, el juez Marcelo Nieto Di Biase rechazó el pedido y mandó la causa a juicio.

Tras el dictamen del sábado, ahora habrá una apelación, más allá de la condena social de la que son objeto estos jóvenes en el valle de Chubut.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico