Méndez dio un paso al costado porque no se sintió respaldado

Dejó su cargo a menos de una semana que se juegue el XXXI campeonato nacional de selecciones mayores en Tierra del Fuego. Opinó que la dirigencia está haciendo mal las cosas. También criticó al entrenador del combinado argentino, el comodorense Miguel Schlebusch, a quien acusó de desmantelarle el plantel que iba a llevar a Río Grande. Pese a ser contactado por este diario, Schlebusch evitó referirse al tema. "Sólo hablo de la selección argentina", se excusó.

Después de presentar el domingo por la noche su renuncia como director técnico de la selección de fútbol de salón de Comodoro Rivadavia, a la que sacó campeona nacional en tres oportunidades, Jorge ‘Coco’ Méndez rompió el silencio.
En declaraciones que formuló a Radio Del Mar, Méndez aseguró que es una decisión que venía meditando hace mucho tiempo, pese a que sorprendió al anunciarla a sólo días de que el representativo comodorense participe en el campeonato nacional de selecciones que se iniciará el domingo en Río Grande y Ushuaia.
«Esta es una decisión que venía pensando hace mucho tiempo. Veía que estaba un poco cansado y que tenía que dejar. También  se están haciendo mal las cosas dirigencialmente», criticó y en ese sentido consideró que actualmente «hay muy poco nivel en el fútbol de salón de Comodoro Rivadavia.»
Sin embargo, Méndez no sólo formuló críticas contra la dirigencia. También se mostró ofendido con Miguel Schlebusch, el otro gran referente que tiene como DT el fútbol de salón de esta ciudad  y entrenador de la selección argentina que se prepara para afrontar a fines de agosto la Copa del Mundo en la provincia de Mendoza.
‘Coco’ Méndez se mostró molesto porque Schlebusch se habría quejado de la dureza del juego que exhibió la selección comodorense en los amistosos que protagonizó la última semana de abril frente a la selección argentina, durante la concentración que el plantel nacional realizó en esta ciudad.
Méndez no sólo desmiente que su plantel haya apelado a un juego malintencionado sino que acusó a Schlebusch de desmantelarle el plantel a sólo días de jugarse el campeonato nacional en Tierra del Fuego.
Lo dijo en referencia a que Schlebusch convocó a Aníbal Núñez, Walter Figueroa, Nestor Endrinal y Facundo Contreras -cuatro pilares de la selección comodorense- al plantel albiceleste que en una fecha paralela al torneo de Tierra del Fuego viajará a Colombia para jugar una serie de amistosos como preparación para el Mundial.
«Miguel viene a mi casa, me dice te quito todos los jugadores, me los llevo a jugar un  cuadrangular a Colombia. Después viene hace unos partidos acá y se queja (por la brusquedad del juego)», subrayó Méndez.
«Yo lo único que digo es que el viernes cuando llegamos a jugar (en la previa de los amistosos con la selección argentina), nos plantean que en el Mundial está permitido arrojarse al piso (para recuperar el balón, algo que nosotros no hacemos hace muchos años (en la competencia nacional). Ellos nos convirtieron dos goles porque se tiraron al piso y recuperaron una pelota y nosotros nos quedamos mirando. Y después vienen y nos dicen que no te podés tirar al piso, porque en el Mundial se juega así», argumentó.
«Nosotros nos equivocamos el viernes y el sábado (en la revancha) nos tiramos al piso. Lo que no se dice es que hay muchos jugadores lesionados, que no hay jugadores lesionados que tiene Miguel Schlebusch y que nos los quieren dar a conocer.  Entonces que no le venga a echar la culpa a ‘Coco’ Méndez. Hicimos cuatro faltas en el segundo tiempo y dice que nosotros somos mala leche», insistió.
Después de reiterar que está cansado de «manoseos», Méndez insistió que se aleja definitivamente del fútbol de salón y que incluso deja de dirigir a La Cigarra, a quien a nivel de clubes le dedicó toda su vida como DT. «Esto lo venía meditando desde hace mucho tiempo», reiteró. «Doy un paso al costado, no hago cosas que no tenga que hacer y me retiro bien, como una persona que laburó toda la vida en el fútbol de salón», sentenció.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico