Michelle Bachelet promulgó la ley que garantiza el aborto no punible en Chile

La norma que entrará en vigencia el 14 de diciembre garantiza tal derecho en las causales de violación, riesgo de vida de la madre e inviabilidad del feto. En ese país el aborto terapéutico había sido legal durante más de medio siglo, hasta que la dictadura de Pinochet lo prohibió en 1989.

La presidenta chilena Michelle Bachelet promulgó ayer durante un acto en el Palacio de la Moneda, la ley 21.030 que entrará en vigencia el 14 de diciembre y garantiza el aborto no punible en las causales de violación, riesgo de vida de la madre e inviabilidad del feto.
Ante la presencia de más de mil personas que asistieron al Patio de los Naranjos, el acto contó con la participación de ministros del gobierno y personalidades de la cultura y el espectáculo.
"Lo que aquí ha primado es la idea razonable, humana y comprensiva de que nadie más puede decidir, en tres situaciones difíciles, si ellas continúan o no con su embarazo", aseguró la mandataria, quien destacó que la medida "representa un paso histórico".
Y continuó: "Es un día largamente esperado por las mujeres en Chile. Hoy por fin firmamos la ley que permite interrumpir el embarazo en tres casos sumamente precisos y difíciles. Hablamos de una determinación delicada, personal e intransferible, una decisión que nunca es razón de festejo porque está precedida de dolor y angustia".
Bachelet agregó que para cada uno de los tres casos que regula la ley "la respuesta oficial del Estado había sido el castigo, la condena y la denegación absoluta del derecho a decidir de las mujeres".
"El Estado asume ahora un rol que es irrenunciable: garantizar derechos y alternativas para tomar las decisiones libremente. Estamos poniéndonos a tono con las legislaciones del mundo, que nos hicieron ver que la penalización a todo evento representaba un incumplimiento en materia de derechos humanos", dijo, citada por el diario local La Tercera.
La funcionaria recordó: "durante estos años debatieron para encontrar una solución a los problemas valorando la opinión de todos, sin imponerle nada a nadie y sin atacarnos para quedarnos con la última palabra, por lo que Chile se ganó el derecho a discutir éste y todos los temas sin mordazas".
Antes de ser promulgada, la ley tuvo que pasar cuatro trámites legislativos, además de la aprobación del Tribunal Constitucional.
Así, el proyecto fue enviado el 31 de enero de 2015 y culminó su tramitación el 2 de agosto de este año, para luego ser visado por dicho Tribunal, que rechazó el requerimiento de inconstitucionalidad presentado por parlamentarios de "Chile Vamos".
Bachelet enfatizó que a partir de ahora Chile "dejó de ser uno de los pocos países del mundo que todavía penaliza el aborto terapéutico", y agradeció a los parlamentarios que entregaron su voto por entender "la enorme necesidad que tenemos como sociedad de asegurar a las mujeres que viven situaciones tan complejas que no hay doctrina más poderosa ni humanista que aprender a respetar las diferencias, opciones y decisiones privadas que las personas toman".
La ministra Claudia Pascal sostuvo, por su parte, que "garantizarán que estén las prestaciones de salud y acompañamiento para las mujeres que lo requieran".
Asimismo, en caso de que el personal médico o un establecimiento se acoja a la objeción de conciencia para no realizar un aborto, la ley establece que la paciente deberá ser atendida por otro médico o trasladada a otro recinto.
Pero si la vida de la mujer corre peligro "de manera inmediata" y no hay reemplazo para un médico que se acoge a la objeción de conciencia, el profesional deberá realizar la intervención "porque está la vida de una mujer en medio", especificó Bachelet.
En Chile, el aborto terapéutico fue legal durante más de medio siglo, hasta que la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) lo prohibió en 1989 "bajo cualquier circunstancia".
La ceremonia, en la que estuvieron presentes los candidatos presidenciales Carolina Goic y Alejandro Guillier, comenzó con la exhibición de un video en el que varias mujeres contaron sus testimonios.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico