Milagro Sala vuelve a quedar con arresto domiciliario
La dirigente social, sospechosa de defraudación al Estado, dejó ayer el penal federal de Salta para volver a Jujuy. La orden del magistrado llegó tras la intimación de la Corte Suprema de que cumpla la medida ordenada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos para "salvaguardar la vida y la salud de Sala". Sin embargo, limita la atención médica a profesionales matriculados en Jujuy, con lo cual no la podrá seguir viendo el equipo que hasta ahora la asistía.

Milagro Sala volverá a la prisión domiciliaria en el barrio El Carmen, de San Salvador de Jujuy, tras la decisión del juez Pablo Pullen Llermanos, que ordenó sacar a la dirigente social del penal de alta seguridad de Salta. El magistrado le había revocado la prisión domiciliaria el 7 de agosto y la dirigente social había vuelto a quedar detenida en el penal federal salteño.

De esa forma, Pullen Llarmanos toma nota de la acordada de la Corte Suprema del martes, en la que el máximo tribunal ordenaba cumplir con lo determinado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Aunque el juez sigue sin reconocer que El Carmen no es lugar de detención de Sala.

Es la que la CIDH había establecido que la líder de la Tupac Amaru debía tener arresto domiciliario o condiciones morigeradas de detención, y El Carmen no cumple esos requisitos. El lugar había sido acondicionado en su momento como un centro de rehabilitación, no como vivienda particular, y sufrió saqueos y destrozos antes del traslado de Sala.

La Corte había aceptado el pedido de la CIDH el 5 de diciembre para que “el Estado argentino adopte, de manera inmediata, las medidas de protección que sean necesarias para garantizar la vida, integridad física y salud de la señora Sala” y para “sustituir la prisión preventiva por la medida alternativa de arresto domiciliario en su residencia”.

El regreso de Sala a El Carmen no es la única novedad. Pullen Llermanos determinó que, a partir de ahora no podrá tener médicos que no estén matriculados en la provincia de Jujuy. Esto significa que no podrá atenderse con el equipo de médicos que coordina el exministro de Salud Daniel Gollán.

“La llevaron a Salta en una decisión del juez en resguardo de su salud, aunque no lo entendemos todavía. En el hospital no dejaban entrar a su médico a verla, ni siquiera a su abogado defensor”, había contado el viernes Raúl Noro, esposo de Sala.

El 31 de julio, la dirigente social se desvaneció en El Carmen y fue trasladada a un hospital de la capital jujeña. Tras los estudios, regresó a su prisión domiciliaria, de la que fue sacada para ser llevada a Salta, donde permaneció hasta ahora. Se estima que iba a volver a Jujuy en el transcurso de ayer.