Minimizan el impacto de la masiva marcha de Gualeguaychú

A pesar de haber sido la de mayor magnitud contra la instalación de la pastera finlandesa Botnia en Fray Bentos, la protesta del domingo en Gualeguaychú difícilmente incida de manera significativa en los términos del diálogo reabierto entre Argentina y Uruguay para explorar una solución al conflicto.

Buenos Aires (C)
 La conclusión se desprende de la evaluación que los gobiernos de Buenos Aires y de Montevideo hicieron trascender el lunes sobre el multitudinario «Abrazo al río Uruguay» del que participaron unas 130 mil personas convocadas por la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú en reclamo de la relocalización de Botnia.
Tanto el gobierno uruguayo como el argentino reconocieron la magnitud de la protesta, pero al mismo tiempo descartaron la posibilidad de que ello pueda influir en el decurso que tendrá el diálogo bilateral reabierto hace quince días en Madrid gracias a los buenos oficios del rey de España.
La marcha «fue muy grande y producto del alto nivel de sensibilidad» de los entrerrianos, dijo una fuente del gobierno de Tabaré Vázquez. «Pero esa sensibilidad parte de elementales errores de información (de los asambleístas de Gualeguaychú) porque la planta de Botnia no contaminará».
Por su parte, una fuente del gobierno de Néstor Kirchner consultada también destacó la masividad de la marcha e incluso el respaldo que ella implica para la posición oficial de reclamar la «relocalización» de Botnia en la mesa de diálogo abierta en Madrid.
La demanda central de los asambleístas -la reubicación de Botnia- que el gobierno argentino se comprometió a impulsar en el diálogo, quedó incluida en términos diplomáticos en el primero de los cuatro grupos de cuestiones sobre las cuales avanzar en el diálogo, contenidos en la «Declaración de Madrid» del 20 de abril: «Cuestiones relacionadas con el proyecto Orion (como se denomina la instalación de Botnia), incluidas su localización y otras cuestiones relevantes».
Pero esa misma fuente argentina se encargó de reiterar la oposición gubernamental a la continuidad del corte de los puentes entrerrianos con Uruguay como metodología de protesta por considerarlos «contraproducentes» para llevar al gobierno de Tabaré Vázquez a una negociación. En esos término se los hizo saber a asambleístas el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en las reuniones que tuvo con ellos antes y después del diálogo en Madrid.
También en ese sentido se manifestó en las horas siguientes a la marcha el gobernador entrerriano Jorge Busti, que incluso extendió su opinión a la de su sucesor, el electo Sergio Urribarri. «No estoy de acuerdo con la metodología del corte», dijo en declaraciones periodísticas.
Los asambleístas de Gualeguaychú, sin embargo, no prevén suspender el corte del puente a Fray Bentos que sólo se habilitó el domingo para la marcha desde que se instaló el 20 de noviembre pasado.
La Asamblea Ciudadana Ambiental se reunió anoche con carácter informativo y el viernes decidirá cómo continuará el plan de lucha contra la instalación de Botnia, cuya planta está construida en un 95 por ciento y prevé empezar a producir en setiembre.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico