Moreno defendió la política para frenar el alza de precios

En medio de la polémica por la intervención oficial del Instituto Nacional de Estadíticas y Censos (INDEC), el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que la semana pasada dijo que los índices «reflejan la realidad», afirmó ayer que la política de precios oficial implementada desde abril «generó una fuerte baja de las expectativas inflacionarias».

Buenos Aires (Télam)
No obstante, la medición que mes a mes realiza el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Universidad Torcualto Di Tella (UTDT) sobre la confianza de los consumidores reflejó a mediados de julio pasado que, en la Capital Federal, las expectativas inflacionarias se dispararon al 20%.
Moreno, quien es investigado por la Justicia por presunta violación del secreto estadístico, ratificó ayer el acuerdo con los supermercadistas nacionales y de origen chino, firmando originalmente en abril y que incluye a la cadena de distribución de los productos.
El funcionario y los representantes supermercadistas se reunieron ayer con el presidente Néstor Kirchner y el ministro de economía, Miguel Peirano, antes de brindar la conferencia de prensa en la Casa de Gobierno.
Moreno, garantizó que el acuerdo por un kilo de pan francés a 2,5 pesos «se cumple» y desafió a la población para que le informe, a través de los medios de comunicación, en qué panadería no está a ese precio.
Indicó que él compra «el pan francés, tipo flauta, de hasta 8 piezas el kilo, en una panadería de Godoy Cruz y Santa Fe, a 2,50 pesos», aunque reconoció que puede haber otro tipos de pan de hasta 4 pesos el kilo.
Tras asegurar que el acuerdo que se suscribió en su dependencia «se cumple», el funcionario advirtió que en caso de que la gente denuncie que en alguna panadería no se está cumpliendo ese pacto y sus inspectores lo comprueben, «inmediamente sabremos qué hacer».
El martes pasado, Moreno afirmó que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por el Indec «refleja la realidad», aunque igualmente reconoció que hubo aumentos que superaron ampliamente el 0,5% que refleja la estadística oficial.
El funcionario admitió entonces que «no hay ninguna duda de que la ama de casa que va a la verdulería y ve que la lechuga aumentó el 100%, la sustituye inmediatamente por otro producto», y sostuvo que el índice de inflación «no refleja esa sensación porque es una canasta fija de bienes», que mide un promedio de precios. 

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico