Multitudinario homenaje a Gabriel García Márquez

"Ni en el más delirante de mis sueños cuando escribía 'Cien años de soledad' llegué a imaginar que podría asistir a la edición de un millón de ejemplares", dijo Gabriel García Márquez, al agrade-cer el multitudinario homenaje que recibió ayer al inau-gurarse el lV Congreso Internacional de la Lengua Española.

Cartagena de Indias (Télam)
"Que un millón de personas pudieran leer algo que he escrito en la soledad con 28 letras del alfabeto y dos dedos como único arsenal podría parecer a todas luces una locura», confesó.
«Pero no se trata ni puede tratarse del homenaje a un escritor que hoy recibe sonrojado este ejemplar, es la demostración que hay millones de lectores de lengua castellana, esperando hambrientos este alimento», contó Gabo, todo vestido de blanco, como cuando recibió el Nobel hace 25 años pero con un toque de color en la corbata.
Ante el silencio respetuoso de miles de personas que desbordaban las instalaciones del Auditorio Getsemaní del Centro de Convenciones, García Márquez desgranó en pocas palabras la historia de esta novela que comenzó a escribir a los 38 años.
Estaban presentes los reyes de España, Juan Carlos de Borbón y Sofía de Grecia, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe; el presidente de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, y el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina. 
 «Todos nosotros nos encontramos hoy aquí a la sombra tutelar de uno de los mayores íconos mundiales de nuestra lengua», había sintetizado Molina al dejar inaugurado el congreso, que desde un primer momento fue acaparado por la presencia omnisciente de García Márquez.
El académico sintetizó el espíritu que sobrevoló a lo largo de una maratónica inauguración en la que no hubo discurso que no hiciera mención a Gabo y a ‘Cien años de soledad‘, su novela más emblemática que cuarenta años atrás devolvió el esplendor y puso en foco nuevamente a la narrativa latinoamericana.  
«Hoy me toca levantar la cabeza para asistir a este homenaje que agradezco y no puedo hacer otra cosa que detenerme y ver lo que ha sucedido», le dijo el Nobel a un público que integraron también autoridades de las 22 academias de la lengua española, catedráticos, escritores, docentes, investigadores, e invitados especiales.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico