Murió la jubilada que rompió la cuarentena para tomar sol

Sara Oyuela fue la primera persona con actitud rebelde que en el epicentro de la pandemia no acató ninguna normativa y tomó la decisión de ir por un poco de vitamina D a la vista de los policías.

Eran pocas las semanas del inicio del confinamiento en todo el país y un 21 de abril de 2020, cuando Sara Oyuela cuestionó a las autoridades sin importarle nada y se puso a tomar sol en un parque porteño. La noticia en su momento se viralizó y fue motivo de memes. Pero este martes 10 de enero, su marido le comunicó al diario Clarín que la anciana murió, pero sin dar detalles precisos de los motivos.

Cabe recordar que el acto de rebeldía por el que la mayoría de las personas la recordarán involucró a autoridades policiales, que le advirtieron que estaba rompiendo la cuarentena y ella insistió: “Colaboren conmigo, que soy una vieja que necesita aire y sol. No estoy contagiando a nadie”. La señora de 83 años fue notificada en reiteradas oportunidades que tenía que regresar a su casa, pero terminó haciendo caso omiso: “Déjeme hasta las 15.20, sea bondadoso, no estoy jorobando a nadie”.

Embed

Media hora más tarde, de acuerdo a lo que le dijo a la policía, la señora se colocó sus guantes y un tapabocas, juntó sus cosas y se fue a eso de las tres y veinte de la tarde. Ante esto, los oficiales la acompañaron, buscaron detenerla y tuvieron una serie de forcejeos para evitar que ingrese a su domicilio. Fue así que ella quedó imputada por violación de cuarentena.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico