Murió de un infarto el marido de una de las profesoras asesinadas

Según un sobrino de Irma García, el esposo de la víctima fatal falleció "de pena y dolor". En tanto, la policía local salió a defender su accionar luego de que se los acusara de demorar en asistir al lugar. 

Joe García, el esposo de Irma García, una de las profesoras asesinadas durante el ataque armado en una escuela de Texas, Estados Unidos, murió este jueves luego de sufrir un infarto, informaron sus familiares a varios medios locales.

La noticia tomó repercusión luego de que un periodista de la señal FOX de la ciudad de San Antonio (Texas) compartiera la información en Twitter. "Joe García, el esposo de Irma García, una de las dos maestras asesinadas a tiros en Uvalde, TX, el martes, sufrió un ataque cardíaco fatal. Joe e Irma fueron novios en la escuela secundaria y estuvieron casados durante 24 años. Dejaron cuatro hijos huérfanos", escribió Ernie Zuniga.

Por otro lado, uno de los sobrinos de la maestra, John Martínez, anunció también por redes sociales que Joe García falleció "de pena y dolor". "Realmente no tengo palabras para saber cómo nos sentimos todos, Por favor, oren por nuestra familia. Dios tenga misericordia de nosotros. Esto no es fácil", completó.

Irma García fue una de las dos maestras asesinadas en el tiroteo del martes pasado en una escuela de la localidad texana de Uvalde, donde también perdieron la vida 19 niños.

Según lo recolectado en las últimas horas, la profesora llevaba 23 años ejerciendo de docente en el colegio Robb Elementary, donde se produjo la masacre y, según su hijo Christian García, que habló el miércoles con la cadena NBC, se erigió en escudo humano para proteger a sus estudiantes durante el tiroteo.

La masacre se desató cuando un joven de 18 años, identificado como Salvador Ramos, entró en el colegio Robb Elementary armado con un fusil automático y abrió fuego, antes de ser abatido por las fuerzas de seguridad. Había comprado las armas la semana pasada, un día después de cumplir 18 años.

La Policía de Texas aseguró durante esta jornada que Salvador Ramos entró en el edificio sin mediar oposición y que estuvo una hora en la institución primaria antes de ser abatido. Las novedades surgieron como respuesta de algunas informaciones, las cuales remarcaban que, antes del tiroteo, el agresor se habría enfrentado a un guardia de seguridad.

"Se ha publicado que un agente de seguridad del distrito escolar se habría enfrentado al sospechoso mientras entraba, pero no es verdad. Entró a la escuela sin oposición", indicó en una conferencia de prensa el director regional para el Sur de Texas del Departamento de Seguridad Pública, Víctor Escalón.

En tanto, el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Travis Considine, dijo que el atacante entró en la Escuela Primaria Robb y comenzó su matanza a las 11:40 horas del martes.

Posteriormente, una unidad táctica de la Patrulla Fronteriza intentó entrar al establecimiento una hora más tarde y, a las 12:58, las conversaciones por radio señalaron que Ramos había muerto.

El tiempo transcurrido despertó indignación y cuestionamientos entre los familiares de las víctimas, quienes exigen saber por qué la policía no entró en el lugar y puso fin a la matanza más rápidamente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico