Murió un piloto al intentar rescatar a un andinista

El piloto calafatense Pablo Argiz acudió a un pedido de colaboración para rescatar a un andinista que había caído en la grieta de un glaciar, pero cuando sobrevolaba la zona el helicóptero sufrió una falla y se precipitó. Un rescatista que lo acompañaba sobrevivió, en tanto que el escalador fue asistido y presentaba un cuadro de hipotermia.

 Caleta Olivia (agencia)

La tragedia ocurrió en la tarde noche en la zona de montaña y glaciares, cercana al Cerro Chaltén, cuando el helicóptero Robinson 44 Astro realizaba tareas de rescate y por razones que aún están siendo investigadas comenzó a fallar y se precipitó.

El piloto Pablo Javier Argíz perdió la vida en el accidente, mientras que su acompañante, un rescatista de la Comisión de Auxilio de El Chaltén, pudo salir de la máquina antes de que se prendiera fuego.

La delegación de Parques Nacionales de esa localidad había recibido el aviso de que a primera hora de la tarde un andinista había caído en la grieta de un glaciar en la zona conocida como “Filo del Hombre Sentado”, detrás del Cerro Chaltén.

Por ello, junto a rescatistas de la Comisión de Auxilio comenzaron con las tareas de salvamento, pero al conocer que el hombre había ingresado en un cuadro de hipotermia, se decidió pedir colaboración a Argíz.

Es que la víctima fatal era piloto del helicóptero matrícula LV-ZHW, perteneciente a la empresa de la que era socio, llamada Cielo Patagónico Sur SRL, y días atrás había sobrevolado El Chaltén cumpliendo un trabajo para una empresa privada, ocasión en la que le dijo a un guardaparques de la zona que no dudaran en llamarlo ante cualquier imprevisto en el que él y su helicóptero pudieran ayudar.

Es por eso que el domingo fue convocado y al llegar a la localidad fue puesto en conocimiento de la situación por el guardaparques Alejandro Caparrós, señalando que debía hacerse de manera urgente por el cuadro de hipotermia en que había entrado el andinista y que Parques Nacionales accionaría con el seguro del mismo para luego cubrir los costos que demandara la maniobra.

“Quedate tranquilo; primero vamos a salvarle la vida a ese muchacho”, le dijo Argíz.

RESCATE

Esa buena acción se vio truncada ya que no pudo descender en el sitio del accidente debido a que el helicóptero se precipitó poco antes de llegar. Junto a Argíz viajaba otro rescatista, quien en forma inmediata dio aviso mediante la frecuencia de radio de lo sucedido y lamentó no poder sacar al piloto del interior de la aeronave que luego se prendió fuego.

Finalmente, tanto el rescatista como el andinista fueron puestos a salvo, aunque este último presentaba un alarmante cuadro de hipotermia mientras que el restante solo había sufrido lesiones leves.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico