Murió una mujer al inhalar monóxido de carbono y su suegro está grave

La deficiente instalación de un calefactor provocó ayer la muerte por inhalación de monóxido de carbono de Estela Leiva (54). En tanto, su suegro, Ramón González, de 87 años, está grave por la misma razón. El esposo de la mujer, que permanecía en otro ambiente de la casa, no advirtió el escape hasta que descubrió el cuerpo.

La fría madrugada de ayer que, si bien no registró temperaturas bajo cero en Comodoro Rivadavia, habría llevado a Estela Leiva, quien residía junto a su esposo y su suegro en una vivienda del pasaje Tacuarí 295 y Tierra del Fuego, en el barrio José Fuchs, a encerrarse en una habitación para descansar cómoda y calefaccionada.
Pero, el espacio con poca circulación de aire y por un presunto desperfecto en el tiraje del calefactor fueron determinantes para terminar con su vida, según explicó a Diario Patagónico el hermano de la víctima, Aníbal Leiva.
El hombre se enteró de la irreparable noticia al mediodía por la única persona que resultó ilesa del episodio, su cuñado Daniel González (53).
En otra habitación dormía el suegro de Estela, Ramón González, y en el sector del comedor permanecía su marido mirando televisión. De acuerdo a la información brindada por la Seccional Tercera, en un pasillo de la casa y cercano a la pieza del octogenario funcionaba un calefactor desarmado, con el mechero al descubierto.
Ese artefacto que se encontraba con una instalación casera y no autorizada por la empresa Camuzzi, habría emanado monóxido de carbono hacia la habitación donde descansaba Ramón.
Con un alto grado de intoxicación, el suegro de la víctima fue trasladado de inmediato al Hospital Regional, donde se encuentra internado en estado delicado, indicó el propio Leiva.
En tanto, el médico de cabecera de Estela determinó a la policía que falleció por un shock cardiogénico irreversible por inhalación de monóxido de carbono.
“Lamentablemente en invierno pasan estas cosas. Me encontré con esta situación que ella estaba en la cama y se ve que en la madrugada había fallecido porque yo me enteré recién al mediodía”, explicó Aníbal Leiva.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico