Nacionalización exitosa

El modelo de Nissan que se produce ahora en el país suma mayor equipamiento y un gran confort de marcha. Las mejoras alcanzan a la seguridad.

1| La Nissan Frontier de producción nacional le dio un nuevo impulso al segmento tan competitivo de las pickups. Es cierto que en el camino quedó la Clase X de Mercedes-Benz y sigue postergada la Alaskan de Renault pero el producto de la marca japonesa tenía suficientes pergaminos, con la gran aceptación del modelo importado desde México, como para tener peso propio con su relanzamiento “made in Argentina”.

2| En materia de diseño, la Frontier cordobesa no tiene diferencias en relación con la importada de México. Su estética sobria y robusta suma más adeptos que detractores.

3| El interior presenta modificaciones respecto a la mexicana debido a una demanda distinta de los consumidores de cada país. En la Argentina, no sólo se utiliza para el trabajo sino que cumple una función también de esparcimiento y urbano por lo que las versiones tope de gama, con mayor equipamiento, son más requeridas. El panel de instrumentos cuenta con un diseño agradable y con información completa. El habitáculo es espacioso. El volante no se regula en profundidad, lo que limita la posibilidad de elegir la posición de manejo adecuada para cada conductor. La calidad de los materiales y terminación es buena.

4| La versión LE es el tope de gama y está equipada con un motor turbodiésel biturbo de 190 CV y un torque de 450 Nm, tracción 4x4 (alta y baja con bloqueo), combinado con una caja automática de siete velocidades con la posibilidad de usarla manualmente con un botón en el selector. No tiene levas al volante.

5| Como buen vehículo pensado para convivir con el trabajo y el placer, la Frontier tiene un confort de marcha agradable, tanto en ciudad como en ruta, apoyado en un buen sistema de suspensiones que responden con suavidad. La caja muestra unas primeras marchas un tanto largas que toman su tiempo para pasar de una a otra y la asistencia de la dirección es un tanto pesada en baja velocidad. En ruta, en andar también es confortable, transmite una sensación de estabilidad y una muy buena insonorización. La caja, en séptima, ofrece un manejo relajado.

6| Entrega potencia en cualquier régimen, más en alta. Eso se nota cuando se transida en off road, con la tracción integral funcionando. El buen despeje permite encarar todos los terrenos de manera confiable ayudada por el trabajo de los controles de tracción y estabilidad

7| El consumo, a 100km/h, se ubica por debajo de los 7 litros y trepa a 12 litros en uso mixto. Con un tanque de 80 litros, asegura una buena autonomía.

8| La buena dotación de equipamiento de confort se percibe en el techo solar corredizo, una nueva pantalla táctil de 8 pulgadas con navegador satelital y conexión Android Auto y Apple Carplay, climatizador bizona con salidas traseras, butacas delanteras calefaccionadas, control de velocidad crucero, entre otros.

9| El tema de la seguridad fue mejorado respecto a su similar mexicana. Por ejemplo, a la dotación habitual de airbags suma ahora bolsas laterales y de cortina. También anclajes Isofix, un quinto apoyacabezas y cinturón inercial.

10| La Nissan Frontier nacional ofrece una garantía de 3 años o 100.000 km y la versión tope de gama –LE- cuesta $1.865.600

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico