Nadal sufrió pero sigue con vida en el Abierto de Australia

El español se llevó una gran sorpresa contra el estadounidense Tim Smyczek; finalmente, se impuso en cinco sets por 6-2, 3-6, 6-7 (2), 6-3 y 7-5; ahora, chocará frente al israelí Dudi Sela.

Rafael Nadal debió luchar contra sus propios fantasmas para lograr el sufrido pasaje a la tercera ronda del Abierto de Australia. El español trajinó durante más de cuatro horas para vencer en cinco sets al estadounidense Tim Smyczek por 6-2, 3-6, 6-7 (2), 6-3 y 7-5 y así seguir adelante en el primer Grand Slam del año. 

Los problemas estomacales, sumados a los recurrentes calambres que se sucedieron acorde el partido se iba estirando hicieron que el número 3 del mundo tuviera que transpirar más de la cuenta para superar un escollo que, a priori, no presentaba grandes dificultades. 


Es que desde octubre de 2014, Nadal apenas disputó un encuentro en Doha, Qatar, en el que cayó ante el alemán Michael Berrer (122°). Por eso su físico le pasó factura y su falta de ritmo lo llevó a cometer una muy alta cifra de errores no forzados (53 en total), incluidas dobles faltas (fueron siete) en momentos clave del partido.

Padeció el servicio, también la devolución. Todo fue sufrimiento para Rafa, que tras cuatro horas y 12 minutos de juego terminó de rodillas en el piso celebrando un triunfo que solo logró por su inquebrantable voluntad, y también porque a Smyczek (112°) le pesó la responsabilidad en los momentos álgidos del quinto set.

El 6-2, 3-6, 6-7 (2), 6-3 y 7-5 final será anecdótico si Nadal logra disimular los efectos del desgaste físico y psicológico que le demandó este triunfo. En la tercera ronda lo espera el israelí Dudi Sela (106°), con quien nunca se encontró en el circuito. 

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico