Nadia Kesen: "no estaba de acuerdo con lo que decidieron los jueces, pero había aceptado que lo tenía que vivir"

En una entrevista radial contó que lo primero que hizo al recuperar la libertad fue visitar la playa con su hija. También reveló que cuando le informaron que había sido absuelta, le costó convencerse que era verdad. "No me lo creí, pensé que me estaban jodiendo. Para mí me faltaba dos años porque yo ya había aceptado mi condena. No estaba de acuerdo con lo que decidieron los jueces, pero había aceptado que lo tenía que vivir. Me costó asimilar la libertad y todavía no caigo del todo", aseguró.

Nadia Kesen, quien el martes fue absuelta por el Superior Tribunal de Justicia del Chubut en la causa en la que había sido condenada a siete años de prisión por su supuesta participación secundaria en el homicidio del padre de su hija, el ciudadano español Domingo Expósito Moreno, brindó ayer una entrevista radial.

Contó que lo primero que hizo al recuperar la libertad fue visitar la playa con la pequeña y advirtió que no va a permitir que se siga hablando mal de su persona y de su familia. También adelantó que no viajará a España por el proceso judicial que le inició la familia de Expósito Moreno.

La absolución de culpa y cargo de Kesen fue dictada de manera unánime por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia del Chubut, cuyos ministros ordenaron su inmediata libertad desde la alcaidía policial de Comodoro Rivadavia. Su absolución se produjo después de que su defensa particular –representada por el abogado Guillermo Iglesias- elevara un recurso extraordinario.

En su fallo, además de resolver la absolución de Kesen, el máximo órgano judicial de Chubut confirmó la pena de 17 años de prisión para su expareja Sergio Andrés Solís, considerado el autor material del homicidio del ciudadano español, ocurrido durante la noche del 25 de junio de 2014, cuando la víctima fue ultimada a balazos al llegar a la casa que compartía con su novia, Carolina Gayá, en el barrio 13 de Diciembre. Expósito Moreno, según lo planteado en el juicio, había llegado a Comodoro Rivadavia meses antes con la intención de reclamar la tenencia de su hija.

En una entrevista exclusiva a Radiovisión, ayer Kesen habló por primera vez después de que fuera absuelta. Respecto a lo que vivió desde junio de 2014 cuando fue asesinado el padre de su hija, dijo que sufrió “un calvario”. “Es dolor, no quiero volver atrás no solo por el dolor que pasé yo, sino por la pérdida del papá de mi nena. Es irreparable, sufrí mucho desde 2014 al día de la fecha”, afirmó.

Respecto a la posibilidad de presentarse ante la Justicia española donde los padres de Expósito Moreno le iniciaron un juicio por la tenencia de la niña, Kesen indicó que no viajará a ese país. “Todo lo que han iniciado en España con abogados es a raíz de una condena que yo tenía acá. En eso está trabajando mi abogado y no sé qué va a pasar porque hoy estoy libre. Yo tengo un abogado allá que se va a encargar de eso. Yo no voy a ir”, aseguró.

En cuanto a la responsabilidad de Solís en el crimen indicó que fue algo que le costó aceptar. “Yo quiero empezar mi vida de cero, esto te hace valorar las cosas desde otro punto de vista”, manifestó.

UNA NUEVA VIDA

Kesen se quebró en la entrevista al momento de recordar cuando le informaron el martes que quedaba en libertad. “No me lo creí, pensé que me estaban jodiendo”, describió entre lágrimas. “Para mí me faltaba dos años, porque yo ya había aceptado mi condena. No estaba de acuerdo con lo que decidieron los jueces, pero había aceptado que lo tenía que vivir. Me costó asimilar la libertad y todavía no caigo del todo”, confesó.

Reveló que su primera salida en libertad fue como la soñó desde el encierro, en la playa con su hija. También aseguró que en todo este tiempo la niña estuvo protegida, pero informada de lo que ocurrió. “Ha madurado a la fuerza”, graficó.

“Ella tiene lindos recuerdos de su padre, recuerdos de ir a la playa, de bailar. A ella le dolió mucho eso, como a todos, como a mí también. Yo nunca pude hacer el duelo del padre de mi hija porque no me lo permitieron jamás. Me acusaron desde el minuto cero”, lamentó Kesen.

En este sentido, indicó que a causa de esas acusaciones decidió dar la entrevista porque no va a aceptar que se siga hablando mal de ella. “Jamás salimos a hablar, ni yo ni mi familia, porque respetamos siempre las decisiones de los jueces, pero ahora lo hago como una persona libre, como una ciudadana común, y ya no tolero que quieran seguir hablando mal de mi persona”, sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico