Nagelsmann, el DT más joven de la historia en semis de Champions

Con 33 años, Julian Nagelsmann superó con creces el récord de Deschamps, quien se había metido entre los cuatro mejores en 2004 con Mónaco a los 35 años y siete meses. Ahora, se le viene un duelo con su mentor. ¿Quién es el sorprendente estratega alemán?

Leipzig reforzó este jueves, con su gran triunfo sobre Atlético de Madrid, su mote de Cenicienta de la Champions League 2020, y en esa historia mucho tiene que ver su entrenador, Julian Nagelsmann, un alemán de 33 años que se convirtió en el más joven de la historia en meterse en semifinales de la máxima competición de clubes europea. El anterior récord era de Didier Deschamps, semifinalista con Monaco en 2004 con 35 años y siete meses.

EL ORIGEN

Año 2007. Thomas Tuchel, que en ese entonces dirigía al segundo equipo del Aubsburgo, decide contratar a un chico de 20 años de nombre Julian Nagelsmann para que le ayudara a analizar a sus rivales. El chico era jugador de inferiores y antes de cada partido, sin que se lo pidieran, le pasaba un reporte al entrenador.

Dadas sus múltiples lesiones, Tuchel le propuso que dejara el fútbol y se convirtiera en su investigador de rivales. A partir de ahí, la carrera de Nagelsmann como entrenador empezó un ascenso vertiginoso.

Salió del Aubsburgo para dirigir a Hoffenheim Sub 16. Llegó hasta el Hoffenheim Sub 19 donde logró conquistar la Bundesliga en 2014. Con tan sólo 28 años, en 2016 asume como DT del primer equipo del Hoffenheim. Toma el equipo en el puesto 17 a 7 puntos de la salvación y lo salva del descenso. Las siguientes dos temporadas queda de tercero y cuarto.

En julio de 2019 asume como DT del Leipzig y en su primera temporada, lo lleva al Top 3 de Bundesliga y a semis de Champions, en donde enfrentará a su maestro, Thomas Tuchel, quien fue el que lo convenció para de dejar el fútbol y ser entrenador. Y todo, con 33 años.

SU HISTORIA

La carrera de Nagelsmann remite a la de varios entrenadores que llegaron a destacarse en la escena mundial, con un recorrido como futbolista coartado por lesiones y un prematuro ingreso a la dirección técnica, en pos de no apartarse de su pasión.

Nacido el 23 de julio de 1987 en el pequeño pueblo bávaro de Landsberg am Lech, su escueta carrera futbolística como un prometedor marcador central técnico y anticipador incluyó su debut en 2006 en TSV 1860 Munich II, la reserva de TSV 1860 Munich, y un paso por Augsburgo II, la reserva de Augsburgo. Pero a sus permanentes dolores de espalda se les sumó enseguida una rodilla arruinada, y a los 20 años debió retirarse.

Enseguida, en 2008, se calzó el buzo de entrenador en su último equipo integrándose al grupo de trabajo de ¡Thomas Tuchel! Sí, justamente el conductor de Paris Saint Germain, su próximo escollo en el camino hacia la definición del torneo, que por entonces era entrenador de juveniles.

Poco después, Nagelsmann se hizo cargo de los sub 16 y sub 19 de TSG 1899 Hoffenheim, para luego pasar al primer equipo de la filial y consagrarse en su categoría en 2014. Así, en 2012-2013 volvió al primer equipo como asistente, hasta que en 2015 fue nombrado técnico principal, cargo que tomó en 2016 para hacerse acreedor de otro récord, ser con 28 años el DT más joven de la historia de la Bundesliga.

Allí, en Hoffenheim, comenzó su meteórico ascenso. Logró mantener la categoría en la última fecha después de remontar siete puntos desde la zona de descenso, y al año siguiente arrancó el torneo con un invicto de 17 partidos, para terminar cuarto a mediados de 2017 con pase a la fase previa de la Champions 2018, donde finalmente no logró acceder a la fase de grupos. Pero el tercer lugar en la Bundesliga siguiente sí lo metió en grupos en la Champions 2019, donde terminó último sin poder avanzar, hasta despedirse del equipo al final de temporada con un noveno puesto en la liga local.

En 2017, cuando lo premiaron como "el mejor técnico de Alemania".

El inicio de su ciclo en Leipzig se dio así a mediados de 2019, con otra gran actuación local que dejó a su equipo tercero. Paralelamente, se convirtió en la sensación de la Champions interrumpida por la crisis del coronavirus, aunque eso no le impidió cargarse, entre otros, al Tottenham de José Mourinho (justo él, apodado el Mini Mourinho) y ahora, al Atlético de Diego Simeone, con el que hasta se animó a polemizar a priori hace poco llamando a su rival "provocador" por encontrarse en las antípodas de su estilo.

Ofensiva, dinámica, versatilidad, velocidad y tecnología al servicio de la táctica y la preparación física son sus marcas registradas reflejadas en el campo de juego en contraposición a la mesura con la que se maneja afuera. Es que el entrenador que supo decirle no a Real Madrid cuando lo sondeó tras la salida de Zinedine Zidane (alegó "no soy el mejor, pero me gustaría serlo en el futuro"), tampoco se muestra demasiado adepto a las entrevistas ni los flashes. Aún así, hoy hace historia, y todos los ojos se posan en él y su prometedora carrera que recién empieza.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico