Naranja donará 2.500 pares de botines y cientos de pelotas a potreros de todo el país

“El jueguito más largo del mundo” se denomina la nueva iniciativa que lanzó Tarjeta Naranja en la previa del Mundial de Rusia 2018. La propuesta está dirigida a todo público y consiste en que todos sumen jueguitos. Cuando el contador marque un millón, los niños de 100 espacios deportivos de Ushuaia a La Quiaca recibirán botines y pelotas.

En la previa del Mundial, Tarjeta Naranja lanzó una iniciativa lúdica que tiene por objetivo seguir afianzando el programa social “Un gol, un potrero”. La propuesta es para todo público y consiste en que todos sumen jueguitos con la pelota. Cuando el contador marque un millón de jueguitos, los niños de 100 espacios deportivos de Ushuaia a La Quiaca recibirán botines y pelotas.

“El jueguito más largo del mundo” se denomina la nueva iniciativa que lanzó Tarjeta Naranja en la previa del Mundial de Rusia 2018, y todos aquellos que quieran colaborar con la campaña podrán hacerlo ingresando a www.eljueguitomaslargo.com y participar por camisetas oficiales. Además, podrán subir su video haciendo jugadas reales usando el hashtag #eljueguitomaslargo.

Según se informó, en mayo los clientes de la tarjeta también podrán acercarse a cualquiera de las sucursales de Naranja y hacer jugadas con una pelota en un rincón diseñado especialmente para esta acción. Y en junio, el programa “Un gol, un potrero” continuará equipando potreros por cada gol de la Selección.

Los ganadores serán 114 potreros elegidos por votación entre los 400 que resultaron beneficiados desde el inicio del Sponsoreo de Naranja al equipo nacional. El premio para cada institución está compuesto por botines Penalty y pelotas BOLA. Además para completar el círculo virtuoso, la marca BOLA donará más de mil pelotas a organizaciones sin recursos, una por cada pelota que Naranja entregue.

De esta forma, FC BOLA donará una pelota de fútbol a un chico sin recursos con la convicción de que el deporte educa y que una pelota es una herramienta poderosa para el desarrollo social de todos los niños. Para asegurarse de que las pelotas lleguen siempre “a los pies” indicados, la empresa clase B se vinculará con diferentes fundaciones, escuelas, clubes y comedores reconocidos por su tarea solidaria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico