Nicolás Sorin compartió con músicos chubutenses su "Sinfonía Antártica"

Se trata del músico, compositor y productor argentino de bandas sonoras cinematográficas. En 2013 compuso la "Sinfonía Antártica", en una vivencia única que experimentó en la Antártida Argentina, y en la Fiesta de la Vendimia, compartió su experiencia con músicos locales.

Días atrás, en la localidad de Trevelin, se celebró la Fiesta de la Vendimia, en Viñas de Nant y Fall. En ese marco, participaron del festejo productores locales, artesanos, artistas, músicos y un multitudinario público conformado por locales y turistas.

El evento incluía degustaciones, oferta gastronómica, danzas celtas, música en vivo, recorridos guiados, charlas y capacitaciones, entre otras actividades.

El cierre estuvo a cargo del ensamble de cuerdas local Arcos al Sur y contó con la presencia de un invitado de lujo que dejó al público sorprendido. Se trata del músico Nicolás Sorín, el creador de la “Sinfonía Antártica” que compuso en la mismísima Base Esperanza, en la Antártida Argentina.

Nicolás, junto a los músicos locales, representaron un fragmento de su sinfonía y otras piezas que formaron parte de bandas de sonido cinematográficas.

La “Sinfonía Antártica” surge de una invitación que recibe el músico por parte de gente relacionada a la Dirección Nacional de la Antártica que lo convocan para ir al sur a escribir algo. “Agarré papel pentagramado, me llevé un tecladito de una octava y me puse, como un pintor lleva un lienzo en blanco, a tratar de transcribir y escribir, y ahí nació la Sinfonía Antártica. Fueron dos meses en la base escribiendo la obra y luego tuve un pequeño percance con el brazo por el frío y tuve que abandonar la obra”, cuenta el músico.

Luego de varios años, en 2018 es convocado para dirigir la orquesta en el Teatro Colón por el G20 que se realizó en la Argentina, y en ese marco tocó la sinfonía en la primer parte.

A raíz de esto, se le abrieron las puertas para continuar con su trabajo y en 2019 vuelve a la Antártida a hacer el segundo movimiento, que luego se estrenó en el CCK.

“Es una obra hecha a pulmón, que concientiza sobre el medio ambiente, es una obra que no tiene fin, voy a escribir la cantidad de movimientos que sean necesarios con tal de poder volver, porque la Antártida es como un termómetro del planeta, es un santuario, un lugar muy frágil y muy poderoso a la vez. El amor que siento por la Antártida se transforma en música y la idea es un poco eso, generar conciencia, esa es la historia, una historia que todavía no terminó”, explica Nicolás.

En cuanto a la experiencia compartida con los músicos locales que representaron parte de su obra, el músico se mostró maravillado por encontrar, en estas latitudes, la propuesta del ensamble de cuerdas integrada por gente de diversas edades, pero sobre todo quedó sorprendido por el entusiasmo mostrado de parte de los músicos más jóvenes del ensamble (niños de entre 10 y 12 años), que estuvieron a la altura de las circunstancias.

“Ver gente joven, niños, me llena de optimismo, no suele pasar esto. Acá en Trevelin hay un movimiento cultural que es muy interesante y hay que defenderlo”, finaliza.

Sobre Nicolás Sorin

Nicolás Sorin es un músico y compositor argentino que nació en 1979. Comenzó su carrera en el Berklee College of Music, donde estudió con Bob Brookmeyer, Maria Schneider y Vuk Kulenovic. En un breve período de tiempo su música se llevaba a cabo en los Estados Unidos y Europa por Orquestas Sinfónicas y Big Bands.

A los 21 años recibió el “Premio Clarín” y dos “Premios Cóndor” para la banda sonora de la película “Historias mínimas” y “El Gato Desaparece”, así como cuatro nominaciones para el “Latin Grammy 2007, 2010 y 2013” como productor.

Ha trabajado en Europa con artistas como Shakira, Alejandro Sanz, Juanes, Jovanotti y ha dirigido orquestas de prestigio como la “London Session Orchestra”, la orquesta sinfónica de México y la “Henry Mancini Orchestra” entre otras. Ha compuesto la banda sonora de numerosas películas, entre ellas “Los Que Aman Odian”, protagonizada por Guillermo Francella y Luisana Lopilato. En el año 2016 fue el director musical del MTV Unplugged de Miguel Bose.

Alma y cerebro de Octafonic, se posicionó en la Vanguardia del nuevo rock emergente. Al frente del grupo pateó el tablero y elevó la vara de la calidad del rock argentino con su sonoridad impecable y sus poderosas presentaciones. Todos sus trabajos fueron consecutivamente nominados a los Premios Gardel (albumes, singles, videos), obteniendo las estatuillas en las Categorías de Mejor Álbum de Rock y Banda Revelación.

A fines del 2018, Sorin fue el encargado de dirigir a la Orquesta de 60 músicos, que en el Teatro Colón interpretó la suite Argentum durante la Gala Musical del G20 con presidentes y mandatarios de todo el planeta. La suite fue compuesta por el mismo Sorín junto a Gustavo Mozzi y Nicolás Guerschberg. Nico se dio además el gusto de estrenar en la apertura de Argentum una parte de su Sinfonía Antártica, obra que compuso hace 5 años durante su estadía en la mismísima Base Esperanza.

El 31 de mayo de 2019 lanza Laif, su proyecto solista dividido en una triología. Ese día estrenó When The Show Is Over, el 21 junio Bouncing y el 12 de Julio Little Girl, completando la primera parte. El 2 de agosto lanza I Am Not a Robot, el 23 del mismo mes 325 y el 13 de septiembre Pretty. El 4 de octubre estrena Invisible.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico