"No se puede insultar la fe de los demás"

Así lo manifestó el Papa Francisco al referirse a los límites dentro de la libertad de expresión en medio del shock que provocó en Francia y el mundo el atentado a la revista Charlie Hebdo. Y en este sentido, aseguró que "no se puede ofender, o hacer la guerra, o asesinar en nombre de la propia religión o en nombre de Dios", dijo.

 El Papa Francisco manifestó que tanto la libertad de expresión como la libertad religiosa "son derechos humanos fundamentales" y precisó que"tenemos la obligación de hablar abiertamente, de tener esta libertad, pero sin ofender".

Francisco respondió así a una pregunta de los periodistas que viajaban con él en el avión que lo trasladaba de Sri Lanka a Filipinas, informó la agencia española EFE.

Sobre la libertad religiosa, destacó que "cada uno tiene el derecho de practicar su religión, pero sin ofender" y consideró una "aberración" matar en nombre de Dios.

"No se puede ofender, o hacer la guerra, o asesinar en nombre de la propia religión o en nombre de Dios", afirmó.

"También nosotros hemos sido pecadores, pero no se puede asesinar en nombre de Dios", insistió. "Creo que los dos son derechos humanos fundamentales, tanto la libertad religiosa, como la libertad de expresión", continuó el Papa sobre la compatibilidad entre ambos conceptos.

"Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si Gasbarri (el papa aludió a uno de sus colaboradores junto a él en el avión), gran amigo, dice una mala palabra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo. ¡Es normal!", aseguró.

Francisco lamentó que haya "mucha gente que habla mal de otras religiones o de las religiones (...), que convierte en un juguete las religiones de los demás".

Para el Papa, estas personas "provocan" y fue cuando estimó que "hay un límite a la libertad de expresión".

"Cada religión tiene dignidad, cualquier religión que respeta la vida y la persona, y yo no puedo burlarme. Y este es un límite", explicó Francisco.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico