"No solo me arruinaron el viaje de estudios, sino la vida"

Todavía lucha con las secuelas que le dejó el abuso hace siete años. "Ya no tengo miedo. Estoy cansada del silencio. Hoy digo basta, y repito, por mí, y por todas", explicó.

Una joven de 24 años denunció este lunes en la Fiscalía de la ciudad de Rosario que fue violada durante su viaje de egresados en Bariloche que se realizó en 2015.

Siete años fueron los que le llevó poder hablar de lo que le había ocurrido pero en las últimas horas, por ella y por otras posibles víctimas, decidió hacer público su caso y afirmó: “Ya no tengo miedo. Estoy cansada del silencio. Hoy digo basta, y repito, por mí, y por todas”.

Débora contó a través de su cuenta de Instagram que sufre depresión constante por lo que le pasó y recién hace cuatro años se lo pudo contar a sus allegados.

“Después, llegaron las enfermedades. Depresión, ansiedad, ansiedad social, parálisis del sueño y una angustia interminable. Pesaba 40 kilos, las ganas de seguir adelante eran nulas. No sólo me habían arruinado el viaje de estudios, sino la vida”, relató.

La joven aclaró que se encuentra acompañada por el Colectivo Feminista de Arequito y de una psiquiatra. “No pensé que mi caso se iba a viralizar tanto y eso me dio mucha fuerza”, expresó. La publicación sumó más de dos mil “me gusta” en pocas horas.

Débora contó a radio Casilda que fue abusada en el viaje estudiantil a Bariloche por un joven de Bombal. “Fuimos junto a varios chicos de otras escuelas, compartíamos el colectivo y el hotel. Una noche salimos todos y yo tomé dos copas de champagne y me sentí perdida". El presunto abusador se ofreció a acompañarla al hotel.

“Cuando entré en la pieza me di cuenta que no era mi pieza y vomité al lado del inodoro en un balde; después me desmayé en la cama. Me desperté a las 8 de la mañana en mi propia cama sin bombacha con mis amigas al lado de la cama contándome que me llevaron ellas hasta la pieza”, dijo.

Contó que al día siguiente “tuve baja presión y sentía vergüenza de no saber qué había pasado. Un coordinador me llevó al hospital en la base del cerro, donde me inyectaron Buscapina y suero, y el médico me dijo que yo había tenido un coma alcohólico. Una amiga preguntó al chico de Bombal qué había pasado y él le dijo que habíamos tenido relaciones sexuales, pero yo no recordaba absolutamente nada. Las demás noches no salí, me quería volver a mi casa”.

Débora volvió a su casa pero no pudo encontrar la paz. “Fue un proceso largo, traté de naturalizarlo, asumí que fue una noche, y como estaba borracha, traté de culparme. Con el chico nos conocimos en el viaje, y me quedó su cara presente. Después me enfermé”, manifestó.

Los siguientes años Débora dejó la facultad. "No podía bajar a tirar la basura, con parálisis de sueño, tengo problemas de retención de pis, aunque me avergüenza decirlo. La depresión fue subiendo, pero ahora estoy bien con el apoyo de mis amigas, la familia y hoy lo pude contar y ratificar con la denuncia”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico