No ve a su hija hace tres meses y lo imputaron por desobediencia judicial

Un hombre que tiene prohibición de acercamiento a su expareja fue imputado por desobediencia y la causa será girada al Juzgado de Familia, organismo que fue criticado en la audiencia por falta de atención en este tipo de situaciones. El imputado dijo que no ve a su hija desde hace 3 meses y que lo único que pretendía era hablar con su expareja para llegar a un acuerdo.

La audiencia contra Gabriel Gallardo se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Sarmiento y estuvo presidida por el juez penal, Jorge Novarino. El Ministerio Público Fiscal fue representado por la funcionaria Rita Barrionuevo, mientras que el imputado estuvo asistido por el abogado adjunto de la Defensa Pública, Marcelo Catalano.

En la ocasión, Barrionuevo indicó que el hecho a investigar ocurrió el domingo a las 23:45 en una vivienda del barrio Progreso.

En esa oportunidad, el personal policial acudió luego de haber recibido un llamado telefónico solicitando su presencia. El motivo del pedido fue por la presencia de Gabriel Gallardo en ese lugar, pese a tener una orden de prohibición de contacto dictada desde el Juzgado de Paz.

La orden judicial fue emitida el 3 de octubre de este año y dispuso la prohibición de acercamiento del imputado al domicilio de su expareja, en un radio de 400 metros.

Asimismo, se informó que el impedimento incluía las comunicaciones telefónicas o electrónicas. Finalmente, se señaló que cuando los policías llegaron al lugar observaron al imputado en el patio de la vivienda y lo detuvieron.

Con respecto a la calificación legal provisoria escogida, la investigadora señaló que se le atribuye el delito de desobediencia en calidad de autor.

La acusadora pidió que se declare legal la detención y solicitó un plazo de seis meses para concluir la investigación.

En tanto, al no existir riesgos procesales que ameriten medidas de coerción, postuló que Gallardo recupere su libertad al finalizar los trámites correspondientes.

QUERIA VER A SU HIJA

El imputado declaró que su intención era dialogar con su expareja a los fines de llegar a un acuerdo y poder ver a su hija, con quien no tiene contacto desde hace tres meses.

Por su parte el defensor no formuló oposición a los pedidos realizados por la Fiscalía y agregó que este tipo de desobediencias ocurren a raíz de que las personas no están recibiendo la atención que corresponde desde el Juzgado de Familia y por esta desatención del organismo judicial las personas intentan resolver las situaciones por sus propios medios, ante aquello que el sistema no les brinda.

En este caso, informó que en los últimos meses el detenido recibió tres notificaciones de restricción de acercamiento por el plazo de sesenta días cada una. En consecuencia, requirió que el trámite sea remitido en forma urgente al fuero de Familia.

Así las cosas, el magistrado resolvió formalizar la investigación preparatoria de juicio en orden a los hechos descriptos y la calificación legal escogida por la Fiscalía, otorgó seis meses de investigación y declaró legal la detención de Gallardo.

En este contexto, el juez Novarino coincidió con el abogado defensor en relación a la falta de atención por parte de la justicia de Familia. Por ello, hizo lugar al pedido de remitir las actuaciones a ese fuero.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico