Noble-Herrera: negativo el primer cotejo de ADN

De acuerdo con lo ordenado por la juez Sandra Arroyo Salgado, el Banco Nacional de Datos Genéticos comenzó ayer la tarea de cruzar el mapa genético de Marcela y Felipe Noble Herrera con las dos familias querellantes en la causa, los Lanouscou Miranda y los Gualdero García. Luego, los expertos harán lo mismo con las familias cuyas hijas o hijos fueron secuestradas en 1975 y 1976 y, por último, realizarán el cotejo con todo el resto de los casos.

Buenos Aires (Télam)

El cotejo de ADN de los hermanos Felipe y Marcela Noble Herrera con las muestras de dos familias querellantes en la causa que investiga si fueron apropiados en la última dictadura dio negativo ayer y las comparaciones seguirán en los próximos días con los casos registrados entre 1975 y 1976.
Según informaron fuentes judiciales, el entrecruzamiento de los perfiles de ADN de los hijos adoptivos de la dueña de Clarín Ernestina Herrera de Noble se inició esta mañana en el Banco Nacional de Datos Genéticos del Hospital Durand.
Tal como había ordenado el jueves último la juez federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, primero se contrastaron las muestras con las dejadas por dos familias querellantes en la causa, los Lanoscou-Miranda y los Gualdero-Garcia.
Estos cruces de ADN dieron negativo y por eso la magistrada dispondrá que mañana o el miércoles sigan los cotejos con muestras dejadas por familiares de secuestrados en la dictadura entre 1975 y 1976 y que buscan bebés nacidos en centros clandestinos de detención en esos años, dijeron fuentes de la causa.
En el trámite estuvieron presentes la juez Arroyo Salgado, la fiscal Rita Molina, los peritos de todas las partes y se presentaron planteos relativos a la seguridad de las pruebas y la conservación de las muestras que deben ser respondidos antes de proseguir con los cotejos, por lo cual se prevé que hoy o a más tardar mañana continuarán los estudios.
En una tercera etapa, la magistrada dispuso que se coteje el perfil genético de Marcela y Felipe con la totalidad de las muestras almacenadas y que también queden allí para futuros cruces con nuevas familias que dejen su perfil de ADN en busca de recién nacidos.
Las dos familias querellantes se presentaron en la causa luego de la denuncia de Abuelas de Plaza de Mayo con la sospecha de que Marcela, en el caso Lanoscou-Miranda, podría ser Matilde, la beba robada de la casa de sus padres en la localidad bonaerense de Acassusso durante un ataque en el que fueron asesinados ambos, Roberto Lanuscou y Bárbara Miranda y sus otros dos hijos Robertito y Barbarita, de 4 y 6 años el 3 de setiembre de 1976.
En el caso de los Gualdero-García, buscan a su nieto perdido, un varón nacido luego de que su mamá, María del Carmen Gualdero, fue secuestrada en la calle el 8 de junio de 1976 a punto de dar a luz mientras que su padre, Ernesto García, había sido asesinado en 1975.
Pero además de estas dos familias, en la causa judicial que se tramita en San Isidro, hay una veintena de anotados como posibles parientes de sangre de Marcela o Felipe.
Entre ellos están la de Chicha Mariani, la fundadora de Abuelas que busca a su nieta Anahí; los Manrique; los Jeger González; los Araldi Oesterheld y los Repetur-Carriquiriborde.
Los hijos adoptivos de la directora de Clarín siempre aceptaron el cotejo con los querellantes pero recién ahora, después de una década de causa judicial, aceptaron entregar muestras voluntarias de sangre y saliva para el cotejo generalizado en el Banco Nacional de Datos Genéticos. 

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico