Nueva Generación cumple 20 años formando personas

El club que preside Miguel Tula está de festejo. Comenzó con fútbol en 1997, y en los últimos años sumó las disciplinas de hándbol y vóleibol para continuar con el principal objetivo desde su fundación: contención y formación. En este 2018 apuntan a sumar infraestructura y el primer objetivo es la construcción de los vestuarios en el predio ubicado en el barrio Abel Amaya.

por Carlos Alvarez

c.alvarez@elpatagonico.net

“Sentir que es un soplo la vida, que 20 años no es nada”, recita el tango “Volver” que cantaba Carlos Gardel, pero para la familia Tula 20 años es mucho. El club Social y Deportivo Nueva Generación fue fundado 4 de enero de 1997, con fines deportivos evocada al desarrollo humano, y con la firme intención de aportar a la comunidad un espacio y medio de contención social. Todo giró en torno a una pelota de fútbol en esos inicios, pero actualmente cuenta con diversas actividades y disciplinas que abarcan el vóleibol y el hándbol.

Hablar de Nueva Generación es asociar a los Tula. Armando y Miguel pero hubo mucha gente que aportó su granito de arena para que hoy puedan festejar dos décadas de vida, y mirar el futuro con mucha ilusión.

En el predio que la institución posee en el barrio Abel Amaya, el presidente Miguel Tula recibió a El Patagónico para hablar de pasado, presente y futuro. También se sumaron a la charla Armando y sus hijos Alejandro y Lionel junto a Luciana Delgadillo, actual secretaria del club. “Los inicios fueron con muchísimo entusiasmo. Cuando arrancamos con esta idea, Miguel estaba por recibirse en la Universidad y le lleve algunos estatutos para que el pueda armar uno que este en coincidencia con nuestra institución. De a poco se fue armando, y el debut del primer equipo fue en 1997 frente a Deportivo Portugués en su cancha. De ahí en más fuimos creciendo, dando pasos firmes. Hoy contamos con hándbol y también con vóley pero básicamente formando personas”, admitió Armando Tula.

Al hablar de fútbol, Armando se ganó el respeto por su dedicación y cariño con el que ha sabido formar jugadores pero sobre todo personas en Nueva Generación.

En el presente 2018, el objetivo de la institución es uno solo. Sumar infraestructura. El predio de 19 mil metros cuadrados tiene los arcos de una cancha grande, un tráiler viejo, y los nuevos arcos a un costado, esperan ser colocados a la brevedad. “Hay que hacer mea culpa también a la hora de pensar por qué no se avanzó en obras”, apunta Armando. “Han pasado comisiones donde no hemos gestionado, pero cuando presentamos el proyecto del club Nueva Generación, que no es solo fútbol. La idea fue armar una institución que incluye una cancha de fútbol con césped sintético, el gimnasio, que sería un lugar importantísimo para las actividades en invierno, y a su vez incluye una sala de estudio, una biblioteca y un albergue”, explicó.

Por su parte, el actual presidente de la institución hace hincapié en que esta temporada, el club dará un salto importante. “La magnitud del proyecto a veces hace que muchos no crean. Yo estoy convencido que se puede lograr. En los últimos tiempos hemos tenido colaboración, y también nos han dado una mano por parte del Estado. Nuestro intendente ha visitado el club, y ha prometido su ayuda. Ahora necesitamos que se haga realidad”, subrayó.

El máximo dirigente de ‘La Nueva’ remarcó que el apoyo económico existe, y en este nuevo aniversario comienza a verse el progreso. “El desafío para este año es sumar obras al club. Hemos tenido la ayuda económica a fines de 2017 por parte de nuestro ex gobernador fallecido Mario Das Neves, como así también de nuestro intendente, y el primer paso será la construcción de nuestros vestuarios. Ya se comenzó a trabajar en sentar las bases. Se hará el zanjeo, y están los hierros armados, y para nosotros es algo muy positivo”, sentenció.

El presidente reconoce que el hándbol tiene una actividad importante, y el vóley también porque suma chicos de diferentes barrios, y cumplen ese rol fundamental de contener.

Otro punto importante es la recuperación de la escuelita de fútbol. Luego de un par de temporadas donde no tuvo la actividad deseada, en los últimos tiempos comenzó a funcionar nuevamente en el complejo “Locos x el Fútbol”, pero en un mediano plazo la intención es cercar el playón deportivo que existe en el predio, y poder entrenar en ese lugar. El temporal que azotó la ciudad en los meses de marzo y abril complicó las actividades en el club, pero los Tula entienden que también había que colaborar con Comodoro Rivadavia. El barrio Abel Amaya no estuvo ajeno a las inundaciones, y desde el municipio se pidió poder colocar tierra de casas y calles en el predio. “Costó mucho poder reacondicionar el predio. El temporal de marzo nos afectó como a todos en la ciudad. Tratamos de colaborar para que el municipio ponga la tierra que se sacaba de casas aledañas, y de las calles. La verdad fue un trabajo grande volver a tener nuestro predio donde entrenar todas las categorías”, sentenció el presidente Miguel Tula.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico