Nueva protesta ante la casa de Etchecolatz

Organizaciones autoconvocadas realizaron ayer a la mañana una nueva manifestación frente a la casa del represor Miguel Etchecolatz, en el Bosque Peralta Ramos, ante un amplio operativo policial, y quemaron un muñeco de trapo además de tirar bombas de estruendo frente al domicilio.

La protesta comenzó en la entrada al barrio Bosque Peralta Ramos, ubicada en la calle Mario Bravo y calle Don Arturo, donde cerca de 200 personas de las agrupaciones “Votamos Luchar” , “Fogoneros”, “Frente de los derechos Humanos y la Dignidad” y “Frente Antirrepresivo” caminaron hasta la casa de Etchecolatz para pedir “cárcel común, perpetua y efectiva”, y una vez allí tiraron bombas de estruendo y prendieron fuego un muñeco.

Gonzalo Peruzzaro, de Votamos Luchar, dijo a Télam que “Etchecolatz es un asesino, torturador y genocida por lo que no permitiremos que viva entre gente digna y con valores, por eso estamos aquí para defender a los vecinos del bosque y al pueblo marplatense”.

Añadió que “vinimos a hacerle un escrache y esta será la primera de muchas acciones que llevaremos adelante hasta que este asesino se vaya de la ciudad a una cárcel común y sin privilegios”, añadió.

Peruzzaro señaló “no olvidamos que este asesino estuvo a cargo de más de 20 centros de tortura durante la dictadura y es el responsable de la tortura y última desaparición de Julio López”.

Bajo el lema “Ni un minuto de paz para los genocidas”, y con rostros cubiertos con máscaras blancas, los manifestantes llegaron hasta la puerta de la casa de Etchecolatz, donde se ha instalado un amplio vallado, que custodian más de 100 efectivos de la Prefectura Nacional y de la Policía bonaerense.

La movilización duró unos 50 minutos y los manifestantes se retiraron pacíficamente del lugar.

Este fue el segundo escrache a Etchecolatz en el Bosque Perata Ramos en pocas horas. Anteanoche, otro grupo de vecinos había realizado una protesta sobre la Avenida Mario Bravo y Don Arturo, con carteles, pancartas y banderas, y recorrido las calles del barrio para rechazar el arresto domiciliario del represor.

En tanto, ayer a la tarde hubo una tercera marcha por Etchecolatz, esta vez desde los Tribunales Federales de Mar del Plata hasta la plazoleta Almirante Brown, donde se encuentran los tradicionales lobos marinos. Esta protesta es impulsa por organismos de derechos Humanos de Mar del Plata-Batán.

Hay que recordar que de 1.038 condenados por graves violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, 549 –más de la mitad– hoy están en su casa. Las domiciliarias que se están concediendo son defendidas tanto por los técnicos de la mano dura como por algunos abogados de los llamados garantistas. La inclusión en estos beneficios de un personaje como Miguel Etchecolatz, alto responsable del terrorismo de Estado que participaba en las torturas a los prisioneros, que fue denunciado por la violación de prisioneras y de quien hay sospechas fundadas de su participación en la desaparición y muerte de su principal acusador, el albañil Julio Jorge López, excede el debate sobre garantismo. Esa domiciliaria es una provocación, un mensaje de impunidad a la comunidad policial-militar y de advertencia a la sociedad en general. El macrismo se diferencia del gobierno anterior que los condenó a cárcel común.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario