Nuevo ataque de ETA

Cinco miembros de la organización separatista vasca ETA secuestraron a una familia y almacenaron explosivos en su casa rodante, pero detonaron el vehículo y liberaron a las personas al verse rodeados por la policía, informó ayer el gobierno español.

Madrid (Télam)
Según el Ministerio del Interior español, las Fuerzas de Seguridad evitaron con su presión que ETA cometiera un nuevo atentado, tras la explosión el viernes de un coche bomba, que no provocó víctimas mortales, en el cuartel de la Guardia Civil de Durango, en el País Vasco.
El pasado viernes, el mismo día que se produjo el primer atentado de ETA tras el fin de la tregua, cinco individuos que se identificaron como miembros de la organización armada secuestraron a una familia vasca - un matrimonio y su hijo de cuatro años- en la región francesa de Las Landas, a unos 150 kilómetros de donde ayer fueron liberados.
El vehículo familiar, una camioneta Mercedes Vito convertida en casa rodante, fue cargada con explosivos y luego trasladada por dos de los etarras hasta la localidad de Les Coves de Vinromá, en Castellón, centro-este de España, donde el domingo por la tarde la hicieron explotar al verse acorralados por la policía.
De acuerdo con las declaraciones que la familia hizo ante la policía francesa, durante las 70 horas de cautiverio permanecieron amordazados y con los ojos tapados dentro de una camioneta con tres de sus captores.
La explosión de la casa rodante, cuyo robo no había sido denunciado, estaba siendo investigada por la policía, que en un primer momento descartó que se tratara de un atentado.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico