Núñez reconoció que forcejeó con Fozziano, pero que solo le disparó para asustarlo

Los dos acusados por el homicidio de Gustavo Fozziano declararon ayer y se ubicaron en la escena del crimen. Fabián Hernández procuró despegarse del crimen, mientras que Nicolás Núñez reconoció que forcejeó con la víctima, acusándola de haberlo atacado con un hacha. Sobre el disparo afirmó que lo hizo cuando cayó al suelo y que solo intentó asustar al pescador.

Con la declaración de Fabián Hernández y de Nicolás Núñez, acusados por el homicidio del pescador Gustavo Fozziano el 22 de abril de 2018, concluyó ayer la etapa de incorporación de prueba en el juicio que se lleva a cabo ante el tribunal que integran los jueces Daniela Arcuri, Raquel Tassello y Jorge Odorisio.

En su descargo, Hernández reconoció que estando en el refugio La Horqueta llevó a su sobrino hasta la camioneta y cuando se dirigían hacia el vehículo escuchó el estampido de un arma de fuego, por lo que miró hacia el lugar y en la penumbra vio que se aproximaban “Romero, mi hermano Nicolás Núñez y ‘el Hormiga’”, quienes se subieron a la camioneta y regresaron a Caleta Córdova, donde habían interrumpido un torneo de truco para saldar una cuenta con rivales de ocasión que allí pernoctaban, según les había contado su sobrino.

A su turno, Núñez declaró que la noche del hecho estuvo participando del campeonato de truco en el club de Caleta Córdova, lugar al que llegó su sobrino llorando porque le habían pegado y lo habían amenazado. Ello los motivó a ir hasta el lugar para averiguar qué había pasado. También agregó que en todo momento estuvieron consumiendo cerveza.

Dijo que al llegar al refugio su sobrino peleó con una persona. Allí también pudo observar que estaba la camioneta de Fozziano. El testigo dijo que él se quedó afuera y que Fozziano se bajó de su Vitara con un hacha, por lo que comenzaron a forcejear y él cayó al piso. Según su relato, el arma de fuego que llevaba también se le cayó.

“TIRE PARA ARRIBA”

El acusado agregó que Fozziano se le acercó y le pegó “un par de hachazos”. Y cuando él pudo alcanzar su arma de fuego, le tiró desde el piso “como estaba, pero fue para asustarlo y que se vaya; tiré para arriba”.

Tras ese episodio dijo que se subió a la camioneta y que no recuerda nada más. Recién al otro día se enteró por las redes sociales lo que había pasado.

A la declaración de Núñez y Hernández -ambos asistidos técnicamente por el abogado particular Mauro Fontéñez-, se terminó de incorporar la prueba documental que fue ofrecida por el fiscal general, Adrián Cabral, luego de lo cual el tribunal decretó un cuarto intermedio hasta hoy a las 8, ocasión en la que las partes harán sus alegatos.

El homicidio de Gustavo Fozziano se produjo el domingo 22 de abril, alrededor de las 5, en la zona de pesca ubicada al norte de Caleta Córdova conocida como “La Horqueta”, cercana a Rocas Coloradas. De acuerdo a la acusación de la Fiscalía, a ese lugar arribaron los imputados junto a otras dos personas y comenzaron a agredir a los pescadores que dormían en un refugio construido en un lugar.

Fozziano, junto a un familiar, descansaba en una camioneta y al escuchar el alboroto se levantó e ingresó al refugio con intenciones de mediar. En ese momento, según la Fiscalía, sin mediar palabras y con claras intenciones de provocarle la muerte, Núñez le aplicó una puñalada en el maxilar derecho, tras lo cual le disparó con un arma de fuego.

Al cabo de uno minutos Fozziano falleció como consecuencia de un “shock hipovolémico irreversible por herida de arma de fuego y arma blanca”.

En tanto, Hernández sacó del lugar a Núñez conduciendo el vehículo con el cual colaboró con su huida.

El caso fue calificado como homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de autor para Núñez y de partícipe necesario para Hernández, calificación con la que la causa se elevó a juicio oral y público.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico