Obama barre en Carolina del Norte, pero todos apuntan al “supermartes”

El amplio triunfo del senador Barack Obama en Carolina del Sur el sábado reafirmó su posibilidad de disputar la nominación demócrata para las residenciales de noviembre, pero los precandidatos saben que la tendencia real recién se conocerá en el “supermartes” 5 de febrero.

Washington (Télam)
Con el recuento del 95% de los votos, Barack Obama se imponía con el 55%, Hillary Clinton obtenía el 26% y John Edwards, el 17%, informó la cadena estadounidense CNN.
La prensa estadounidense destacó ayer que el sufragio negro fue determinante para que Obama obtuviera la victoria. Según las encuestas a pie de urna, cuatro de cada cinco votantes negros dieron su apoyo al candidato afroamericano, quien, sin embargo, logró tan sólo el respaldo de uno de cada cuatro votantes blancos.
Con este resultado, la interna demócrata quedó con dos estados para cada uno de los dos principales precandidatos; Iowa y Carolina del Sur para Obama, New Hampshire y Nevada para Clinton.
Tras conocerse su triunfo, el senador por Illinois trató de mostrarse como el candidato de todos los demócratas y no sólo de la comunidad negra.
“Sí podemos! Estas no son las elecciones de blancos contra negros. Estas son las elecciones del pasado contra el futuro”, dijo Obama en el Centro de Convenciones de la ciudad de Columbia.
Obama destacó “la diversidad de esa coalición que hemos logrado crear en todos los estados y en la que cabe gente de todas las edades, hombres y mujeres, blancos y negros, latinos, asiáticos e indios”.
Por su parte, Hillary Clinton, quien dejó la campaña en Carolina del Sur en manos de su esposo, el ex presidente Bill Clinton, reconoció su derrota y siguió dedicada a la próxima interna de su partido, la que se celebrará el 29 de enero en el estado de Florida.
En su primera aparición pública tras el revés en Carolina del Sur, Clinton acentuó el tono social de su discurso y no dudó en afirmar que “Estados Unidos ha sido gobernado para los ricos en los últimos siete años”, en alusión al presidente republicano George W. Bush.
Tanto Obama como Clinton saben que gran parte de sus chances se jugarán en próximo 5 de febrero, el “supermartes” en el que 22 estados harán elecciones, entre ellos California y Nueva York.

LOS REPUBLICANOS
En tanto, en el campo republicano, se espera que la demorada campaña del ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani arrancará finalmente el martes con las primarias de Florida, pero muchos analistas consideran que si no obtiene un buen resultado podría retirarse de la contienda.
Las encuestas no ofrecen buenas perspectivas Giuliani, ya que un estudio de RealClearPolitics.com lo ubica tercero con el 17% de intención de voto, mientras John McCain y Mitt Romney se sitúan primeros con el 26%, según informó la agencia alemana DPA.
Giuliani trazó una arriesgada estrategia electoral, en la que decidió desechar las citas en Iowa, New Hampshire y Carolina del Sur, que reparten pocos delegados, para centrarse en Florida y en el “supermartes”.
En el camino Giuliani perdió apoyos importantes como el del influyente diario New York Times, que lo había  respaldado en su reelección como alcalde, pero que la semana pasada optó por la candidatura nacional de McCain. Además el diario neoyorquino no ahorró adjetivos para descalificarlo.”Es un hombre estrecho, obsesivamente vengativo. La arrogancia y el mal juicio de Giuliani son impresionantes”, publicó.
Hasta ahora la interna republicana se inclinó por McCain, quien ganó en New Hampshire y Carolina del Sur, mientras Romney triunfó en Michigan y Nevada, y Mike Huckabee, en Iowa. En ese marco, todo indica que Florida será la cita clave para que Giuliani siga en carrera o simplemente abandone prematuramente la disputa electoral.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico