Obama pidió entrar en guerra contra el Estado Islámico

La Casa Blanca hizo pública la nota que el mandatario mandó al Congreso con el objetivo de “degradar y derrotar” al EI, pocos días después de que la joven ciudadana estadounidense Kayla Mueller falleciera en un ataque aéreo.

El presidente estadounidense, Barack Obama, solicitó ayer al Congreso de Estados Unidos que autorice el uso de la fuerza militar, incluyendo operaciones terrestres, para combatir contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La Casa Blanca hizo pública la nota que el mandatario mandó al Congreso con el objetivo de “degradar y derrotar” al EI, pocos días después de que la joven ciudadana estadounidense Kayla Mueller falleciera en un ataque aéreo.

“El Estado Islámico constituye una amenaza al pueblo y a la estabilidad de Irak y de Siria y del Medio Oriente, y para la seguridad nacional de los Estados Unidos”, afirmó Obama, quien recordó que el grupo yihadista “es responsable por las muertes” de ciudadanos norteamericanos.

La propuesta de la Casa Blanca, si bien no especifica el alcance de la acción, sí aclara que no autorizaría que las operaciones de combate sean prolongadas ni de larga escala como ocurrió en las guerra de Irak y Afganistán, sino que son las fuerzas locales y no las estadounidenses, son las que deben ser desplegadas para ese tipo de operaciones.

La autorización tendría no obstante la flexibilidad para conducir operaciones de combates en tierra en otras “circunstancias más limitadas”, como las de rescate que tienen que ver con personal estadounidense o de la coalición aliada, o el uso de fuerzas de operaciones especiales para acciones militares contra el liderazgo de EI.

Obama aclaró que si bien cuenta con la autoridad necesaria para tomar estas acciones de forma unilateral, cumplirá con su compromiso de trabajar con el congreso para aprobar una autorización para el uso de la fuerza militar contra el Estado Islámico, que sea apoyada por demócratas y republicanos.

El pedido presidencial limita las operaciones contra el grupo terrorista a tres años y restringe el uso de tropas estadounidenses para “ofensivas terrestres permanentes”.

“He dirigido una estrategia integral y sostenida para degradar y vencer al EI”, escribió Obama en una carta que acompaña el borrador y agrega: “Las fuerzas locales, en vez de los militares estadounidenses, deberían ser desplegadas para conducir esas operaciones”.

El requerimiento del mandatario van en línea con los pedidos republicanos, mayoría en ambas cámaras, que exigían al Jefe de Estado norteamericano una mayor intervención contra la organización terrorista.

Por otro lado, rebeldes chiítas se apropiaron ayer de más de 50 vehículos blindados de la embajada de Estados Unidos en Saná, la capital de Yemen, y de las armas de los guardaespaldas de esa delegación, cuya sede fue cerrada, al igual que la de Francia y Reino Unido, debido a la inseguridad reinante en el país árabe.

La embajada de Washington en Yemén terminó de evacuar a su personal diplomático de Saná, tras anunciar la suspensión definitiva de sus actividades en el país, cuna de la red Al Qaeda y el más pobre de la Península Arábiga.

Por otra parte, una fuente de seguridad yemení explicó que una unidad de marines, que estaba desplegada en una base aledaña a la embajada norteamericana y que fue evacuada anoche, se vio obligada a destruir sus armas antes de salir de su sede para que no cayeran en manos de los hutíes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico