Obreros aceptan suspender protesta porque les mejoran la oferta salarial

Un centenar de trabajadores de la empresa Esuco-Contreras acordaron ayer un paréntesis en su protesta por el término de dos meses después de que se firmara un acuerdo en la delegación de la Secretaría de Trabajo donde se acordó el pago de montos de entre 4.000 y 5.500 pesos hasta retomar las actividades. Antes de esto, cortaron las rutas 3 y 39 afectando la circulación en la zona norte de Comodoro.

Los trabajadores realizaban medidas de fuerza desde el jueves frente a la sede administrativa de la empresa reclamando además una deuda de 10 mil pesos, como parte de los 25 mil pesos acordados recientemente. Según informó Luis Gortari, delegado normalizador de la UOCRA, la empresa pagó ayer los 10 mil pesos adeudados.

ACUERDO
Sobre los motivos de la suspensión por dos meses de un centenar de trabajadores de Comodoro, los dirigentes del gremio indicaron que las empresas en cuestión están integradas en una unión transitoria y decidieron parar por “situaciones climáticas por dos meses”.
Desde el sindicato se reclamó un pago mínimo para que durante ese período los obreros tuvieran para cubrir las necesidades básicas. Según dijeron, hasta ayer las medidas seguían porque la empresa pretendía pagar 3.600 pesos. “Los muchachos en la obra cobraban unos 12 mil como cañistas. La mayoría de la gente que buscan ‘bajar’ hace esa actividad”, indicaron fuentes gremiales.
Avanzada la tarde las partes llegaron a un acuerdo. Según se indicó, la empresa pagará 4.000 pesos al ayudante; 4.500 al medio ayudante, 5.000 al oficial y 5.500 pesos al especializado.
En este marco de conflicto en la UOCRA también atendieron a un grupo disidente que, según afirmó Gortari, hasta lo “amenazaron de muerte”, y que ayer instalaron un piquete en rutas 3 y 39 desde muy temprano.

CONFLICTO
Son unos 20 trabajadores que fueron despedidos de la empresa Esuco y cuestionaron al colaborador gremial del gremio. Según se indicó, los despidos se dieron en el marco de negociaciones salariales y convencionales. “Los trabajadores se negaron a cumplir sus jornadas de trabajo. Les explicamos qué estábamos haciendo como sindicato y los avances, como el pago de los 25 mil pesos aunque ellos no hacen tareas en los yacimientos y aún así siguieron adelante con la decisión de no trabajar”, sostuvo Gortari.
Luego agregó que “esta gente cobró lo que reclamaba pero así y todo salió a hacer lo que quiso”. Sostuvo además que “si ellos mantienen su actitud pueden ser despedidos”. Bajo este escenario, Gortari agregó que “les conseguí un trabajo y ahora ellos hacen esto. Estos compañeros han llegado a cobrar más de 4.000 pesos por quincena. En una de las empresas han llegado a cobrar  hasta 6.000 ó 7.000 pesos por quincena. Ahora no respetan y hasta amenazan. Yo cumplí con ellos, pero si no saben cuidar el trabajo es cosa de ellos”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico