Obtuvo doble conforme la sentencia por el femicidio de Valeria Vivar

La sentencia a prisión perpetua contra Rubén Gallardo fue confirmada en todos sus términos por la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia y de esta manera el femicidio de Valeria Vivar obtuvo el doble conforme. Así lo dio a conocer ayer el tribunal de alzada en el marco de la impugnación presentada por la defensa.

El tribunal de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, integrado por Guillermo Müller, Martín Montenovo y Daniel Pintos, confirmó ayer en todos sus términos la sentencia condenatoria contra Rubén Gallardo, quien en primera instancia fue condenado a prisión perpetua tras haber sido declarado autor penalmente responsable del delito de homicidio doblemente agravado, por ser cometido contra quien mantuvo una relación de pareja y por violencia de género.

En esta causa tuvo debida intervención la fiscal general, Cecilia Codina, mientras Gallardo recibió la asistencia de la defensora pública, Viviana Barillari, quien oportunamente impugnó la sentencia de grado ante el tribunal de alzada y el 7 de agosto se llevó a cabo la audiencia.

A su turno la defensora postuló una teoría positiva del caso, a través de la cual indicó que Vivar se suicidó y en virtud de ello fue que solicitó la absolución de quien en primera instancia fue condenado a prisión perpetua por homicidio doblemente agravado.

En cuanto a los agravios de la sentencia, Barillari se refirió a la valoración del tribunal de debate en relación a la prueba testimonial y a la arbitraria valoración de las pruebas para reconstruir la secuencia fáctica.

En tal sentido recordó que uno de los testimonios fue el del licenciado Schulman, quien indicó que no encontró que la personalidad de la víctima tuviera un rasgo suicida. Esto lo dedujo de su entrevista con familiares, tías y amigos de la fallecida, sin precisar quiénes fueron. Sin embargo dos testigos refirieron conductas autolesivas de Vivar.

CONFIRMACION

La defensora también recordó el testimonio del médico forense, Oscar Licciardi, quien no pudo determinar fehacientemente la causa del fallecimiento.

La muerte por compresión extrínseca puede ser antebraquial, pero sostuvo que no estaban dadas todas las características. La lesión en el cuello estaba por encima de “la nuez de Adán”, por lo cual no se descarta que sea compatible con una ahorcadura y las únicas lesiones que presentaba el cuerpo de la víctima era la de la ahorcadura y cortes en sus brazos de larga data, lo cual la llevó a preguntarse “¿qué móvil podría haber tenido mi asistido para haber querido matar a Vivar? Ninguno. Sin embargo muchas eran las circunstancias personales de Vivar para tomar la lamentable decisión de quitarse la vida”.

La defensa solicitó entonces que se anulara la sentencia condenatoria y ante la ausencia de una conducta a ser reprochada a su asistido se lo absuelva.

Por su parte la fiscal pidió que no se haga lugar a la impugnación de la defensa y que se confirme en todos sus términos la sentencia condenatoria contra Gallardo, tras lo cual recordó circunstanciadamente el hecho y afirmó que Gallardo estranguló a Valeria Vivar presionando su cuello con el antebrazo y después, a los fines de ocultar el delito, le efectuó 23 cortes en ambas muñecas para luego colgar una sábana desde las vigas del techo del lavadero de la vivienda y colocar una parte de sábana al lado del cuerpo simulando que con el mismo se anudó el cuello Vivar, y asimismo procedió a imprimir una marca en el cuello de la víctima simulando ahorcadura.

De todas maneras, la policía se encontró con una sábana colgada de una viga pero sin ningún apoyo para llegar a ese lugar, mientras que en el patio hallaron una escalera compatible con las marcas detectadas en el escenario criminal.

En cuanto a la prueba científica, la fiscal recordó que la autopsia y sus estudios secundarios determinaron que la muerte de Vivar se produjo por “asfixia mecánica por compresión extrínseca del cuello, no compatible con ahorcadura, denominada por acción antebraquial”.

Además destacó la existencia de las lesiones post-mortem en Vivar, lo cual la llevó a alejarse de la teoría del suicidio. “Fue un homicidio”, aseguró la fiscal. “Un suicidio imposible, una escena montada y un cuerpo que nunca estuvo colgado”, agregó.

Ayer, tras la deliberación y en representación del tribunal de alzada, el juez Guillermo Müller anunció la resolución adversa a la defensa, a través de la cual no se hizo lugar a la impugnación ordinaria interpuesta y se confirmó en todos sus términos la sentencia a prisión perpetua al ser declarado penalmente responsable del delito de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido por un hombre y contra una mujer, mediando violencia de género”.

Los jueces afirmaron que no se advierte arbitrariedad en la ponderación de los elementos de prueba y que la defensa no pudo revertir las conclusiones de los magistrados, en virtud de lo cual consideraron debidamente probada la violencia de género y que la muerte de Vivar “no se produjo por ahorcamiento de la víctima, sino que fue producida por Gallardo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico